ENTRE EL PALEOLÍTICO Y EL NEOLÍTICO

NOTA ACLARATORIA: Si sigues el blog desde hace mucho tiempo (antes de empezar a hablar del Antiguo Egipto), es posible que los siguientes contenidos te resulten familiares, ya que se solapan con la explicación del final de la Historia ágrafa que ofrecí en el blog a mediados de 2014, así como la colaboración reciente sobre “arqueología del mesolítico”.

Para más información:

EPIPALEOLÍTICO Y MESOLÍTICO

MESOLÍTICO EN EL PRÓXIMO ORIENTE: EL NATUFIENSE

ARQUEOLOGÍA DEL MESOLÍTICO EN EL PRÓXIMO ORIENTE

¿UNA REVOLUCIÓN NEOLÍTICA?

El concepto histórico tradicional de “revolución neolítica” se refería a la aparición de una serie de técnicas para la producción de alimentos, y que habrían reemplazado a las técnicas de obtención de alimentos gracias a la explotación de la naturaleza. Ahora bien, los prehistoriadores actuales están divididos entre la defensa o la negación del uso del término “revolución” para definir este cambio. Por un lado, muchos investigadores sostienen que, teniendo en cuenta que el género Homo llevaba existiendo desde hace más de dos millones y medio de años, produciéndose a lo largo de este tiempo cambios muy lentos que a veces llevaban decenas de miles de años, que un cambio como la aparición del neolítico se produjera “solo” en tres mil años, es una revolución, si lo comparamos con los cambios producidos anteriormente.

Esquema cronológico global de la mal llamada "revolución neolítica" (Liverani, 2012)
Esquema cronológico global de la mal llamada “revolución neolítica” (Liverani, 2012)

En la otra cara de la moneda tenemos a los investigadores que descartan completamente el uso del término revolución para la aparición del neolítico porque no tendría nada de revolucionario. Una revolución es un cambio radical y corto en el tiempo en el estado de la sociedad, economía, política o religión de una región. De este modo, la revolución rusa, la revolución francesa, o la revolución industrial serían buenos ejemplos de revoluciones, al contrario que la neolítica, que se produjo muy lentamente a lo largo de tres milenios.

No hay una revolución neolítica porque no coincide con la definición de lo que es una revolución
No hay una revolución neolítica porque no coincide con la definición de lo que es una revolución

EL EPIPALEOLÍTICO

Antes de llegar a los primeros experimentos agrícolas, hay un periodo anterior, que no es ni paleolítico del todo, pero tampoco es neolítica ni mucho menos. Según Braidwood, este periodo intermedio, conocido en la arqueología como el epipaleolítico, se extendería aproximadamente entre finales del 15000 y último cuarto del 10000 a.C, y estaría caracterizado por un periodo intensificado de caza y recolección. La vida de las comunidades humanas seguiría teniendo muchos rasgos de periodos anteriores: vivían en cuevas en comunidades de 40-50 personas, se desplazaban buscando su alimento… Sin embargo, hay cambios importantes, ya que la desaparición de la megafauna implica cazar animales más pequeños, como las gacelas de Palestina o las ovejas de los Montes Zagros.

Fotografía de Robert Braidwood
Fotografía de Robert Braidwood

Estos humanos pronto se dan cuenta de que no pueden cazar todo lo que quieran a estos animales, porque sino los diezmarían, así que empiezan a controlarlos (que no implica domesticarlos) para seleccionar los mejores animales que cazar. Lo mismo pasa para la recolección: la intensificación de su recogida hace que se den cuenta (todo esto a lo largo de siglos y siglos) de que si arrancan las plantas, no vuelven a salir hasta un determinado tiempo después, por lo que tienden a seleccionar cuándo y dónde llevar a cabo la recolección. Como vemos en el cuadro cronológico de arriba, las principales culturas de esta etapa son la de Kebara (zona de Palestina) y Zarzi (por la zona del Kurdistán iraquí).

Cambios morfológicos que se dieron en los primeros cereales cultivados
Cambios morfológicos que se dieron en los primeros cereales cultivados

EL NATUFIENSE

El natufiense es quizás la cultura más representativa y conocida del mesolítico en el Oriente Próximo antiguo. Lo primero que hay que decir es que se desarrolló se desarrolló en la franja sirio-palestina, aproximadamente en los años 10250 y 8350 a.C. En la década de los años veinte del siglo pasado, se conoció por primera vez el periodo natufiense gracias a los hallazgos arqueológicos en la cueva de Shukbah, en el Wadi Natuf.

Mapa que muestra la extensión del natufiense
Mapa que muestra la extensión del natufiense

Aunque los humanos de la cultura natufiense pueden tener pequeños campamentos bases, lo cierto es que se mueven estacionalmente en función de la captación de recursos para su supervivencia, por lo que podríamos decir que son semi nómadas. Estas comunidades humanas eligen establecer sus campamentos temporales en zonas cercanas o pegadas a cursos de agua, ya que hay una gran preocupación por su control.

A través del análisis de objetos hallados en sus yacimientos arqueológicos, se ha podido observar que la industria lítica de esta cultura está asociada al procesamiento de cereales, en especial al trigo y a la cebada. gualmente contamos con la presencia de la industria microlítica, donde aparecen perforadores, microburiles, y microlitos geométricos, algunos de ellos retocados. Los objetos asociados a la producción agrícola son materiales de piedra pulida, destacando piezas como morteros y alisadores de basalto. La sociedad natufiense  manifestaba una dieta variada, desde la caza y la recolección, además de la pesca, dónde se han encontrado algunos arpones hechos de hueso.

Ejemplos de algunos objetos materiales mesolíticos
Ejemplos de algunos objetos materiales mesolíticos

LOS PRIMEROS EXPERIMENTOS AGRÍCOLAS

A grandes rasgos, podríamos ubicar los primeros experimentos en la producción propia de alimentos en los bordes exteriores del llamado Creciente Fértil, un arco que englobaría geográficamente hablando, desde Palestina hasta Khuzistán, pasando por las zonas que están a los pies de los montes Taurus y Zagros. Solo a partir del IV milenio a.C. veremos como las grandes culturas cerámicas neolíticas llegan a extenderse a la cuenca mesopotámica y por las mesetas de la Península de Anatolia e Irán. A partir de este momento, sobre todo desde el último tercio del IV milenio a.C., Mesopotamia pasaría a ser el centro más desarrollo del Próximo Oriente antiguo.

Mapa que muestra el hábitat originario de los primeros cereales cultivados, en la zona del Creciente Fértil (Liverani, 2012)
Mapa que muestra el hábitat originario de los primeros cereales cultivados, en la zona del Creciente Fértil (Liverani, 2012)

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. ENTRE EL PALEOLÍTICO Y EL NEOLÍTI...
  2. HISTORIA ANTIGUA DE PRÓXIMO ORIENTE AL COMPLETO | Historiae

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.