DE HISTORIA MILITAR A HISTORIA MILITAR CONJUNTA

Artículo escrito por Alberto Castro Villa

En un artículo anterior nos habíamos referido acerca de los cambios surgidos en la conceptualización de la Historia Militar, la cual decíamos va de la mano de la evolución del pensamiento estratégico militar sobretodo de los países hegemónicos y de las conflagraciones que atraviesan estos. Si bien existen diversos factores por los cuales se produce esta evolución, si nos centramos básicamente en el aspecto militar, son dos los principales: el factor tecnológico y el tipo de fuerzas que intervienen. Ambos, además de estar relacionadas, repercuten directamente en el planeamiento de Estado Mayor previo de los entes estratégicos militares, pues representan factores decisivos para la ejecución operativa de las fuerzas en la búsqueda de la victoria en el campo de batalla.

 

11805780_10153255962153145_1707735574_n

Para poder abordar un muy breve análisis de estos dos factores, que como se había señalado a consideración de este servidor, constituyen los más relevantes en la evolución tanto del pensamiento estratégico como de la Historia Militar, habría que dirigirnos a comienzos del siglo pasado, previos y durante la Primera Guerra Mundial, y que el historiador estadounidense William Lind refiere como la “Guerras de segunda generación”. Es aquí, cuando la tecnología debido a la llamada “revolución industrial” sufre adelantos increíbles e insospechados, que obviamente por la coyuntura de la época, se trasladan al campo bélico, dando como resultado la creación de tecnología militar que en un principio  superaría por mucho la capacidad de planeamiento previsor de los mandos castrenses. Fue así como la aparición de la ametralladora, la artillería de campaña de largo alcance, la aviación militar, los blindados y la guerra submarina, ocasionaría una ingente cantidad de bajas en batallas que tristemente quedarían  en los anales de la historia. Como vemos objetivamente, habría un punto de quiebre en cuanto a la forma de hacer la guerra. Una manera mucho más compleja, que debía abarcar el despliegue coordinado de distintas nuevas fuerzas, con un poder inusitado y que podían decidir el desarrollo de las operaciones. Son los comienzos de la llamada doctrina básica conjunta.

historia-militar

LA DOCTRINA BÁSICA CONJUNTA

Esta se define como el conjunto de principios, conceptos, lineamientos y fundamentos básicos que guían el pensamiento, lenguaje y el accionar conjunto de la estrategia militar, con la finalidad de orientar las actividades de las distintas fuerzas participantes y que está relacionado directamente con el planeamiento, preparación, coordinación y conducción del empleo de las Fuerzas Conjuntas en las Operaciones y Acciones Militares Conjuntas. Una vez más, al conocer y estudiar este tipo de doctrina, ceñida a las nuevas formas de guerra en buena parte de la era contemporánea de la humanidad, sale a relucir que en el caso de la historia militar, toda doctrina está basada en la experiencia o experiencias previas.

 

11802129_10153255961768145_1231539056_n

Esta ha venido desarrollándose como parte fundamental en los planeamientos estratégico de los ahora estado mayor conjuntos, incluso con la aparición de dos armas letales: una, a fines de la segunda guerra mundial, la Bomba Atómica, y de la cual, doctrinariamente habría que ineludiblemente referirse al General francés André Beaufré y ese extraordinario manual titulado “Introducción a la estrategia”. La otra, más recientemente, inicialmente utilizado por las fuerzas armadas israelís y en la cual, el hegemón militar mundial, USA, está centrando las principales operaciones de su actual pensamiento estratégico militar: el UAV (o UCAV).

 

11798110_10153255965158145_1616610052_n

HISTORIA MILITAR CONJUNTA

Si bien, el término “militar” inicialmente estaba ligada únicamente a las infanterías y caballerías por ser la fuerzas básicas históricas y decisivas cuando hacen su aparición los ejércitos profesionales en los llamados “Estados-Nación”, con el tiempo y quizá hoy más que nunca, sirve para indicar las actividades de todo tipo de fuerza bélica, ya sea terrestre, naval o aérea. Desde un punto de vista histórico militar, es la evolución más importante que ha tenido esta ciencia y que sin duda, es apreciada en la docencia dentro de las diversas academias militares a nivel global. Para analizar y estudiar las guerras de este último siglo, de manera estratégica y completa,  es necesario también la conjuntes de conocimientos. Es necesario en la actualidad, una enseñanza que traduzca y entienda los lineamientos generales para el desarrollo de la correspondiente Doctrina Operacional y Funcional/Especifica, las mismas que sin duda, consideraron los procedimientos, técnicas y tácticas planificados y ejecutados por los entes estratégicos militares, y que tuvieron como propósito alcanzar sus objetivos estratégicos, operacionales y tácticos.

11780496_10153255961258145_159705603_n

Sería entonces consecuente, por todo lo anteriormente mencionado, de acuerdo a la obligatoriedad que exigen los actuales planeamientos militares, ergo, su estudio científico a través de la Historia Militar, y como forma de evidenciar su evolución, la necesidad de añadir el término “conjunta” a su estudio y aplicación docente.

masada1

Artículo escrito por Alberto Castro Villa

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*