LA HISTORIA MILITAR Y LAS LECCIONES APRENDIDAS

Artículo elaborado por Alberto Castro Villa

Luego de la debacle militar que para muchos entendidos significó para los Estados Unidos de Norteamérica la Guerra de Vietnam, el Comando de sus Fuerzas Armadas entendió la necesidad inmediata de entender, analizar y evaluar los errores cometidos por sus fuerzas en ese país, para que de alguna forma, no volviesen a ocurrir. La labor para realizar esto, recayó en el US Army Training and Doctrine Command (Comando de Entrenamiento y Doctrina del Ejército Estadounidense) cuyos miembros recurrieron básicamente a estudiar e investigar cada suceso acontecido durante los aproximadamente dieciséis años que duró la Guerra. Para ello recurrieron a mucha de la documentación militar existente, como fueron los partes de guerra, apreciaciones y planes del Estado Mayor, notas de información de inteligencia militar, oficios administrativos diversos, fotografías, videos, publicaciones y sobretodo el valioso aporte de muchos de los comandos en todos los niveles jerárquicos (Estratégico, operacional y táctico) a través de entrevistas y cuestionarios.

El producto arrojado de los diferentes órganos que conformaban el TRADOC se consolidaba en documentos oficiales que permitían elaborar nuevas doctrinas que serían las directrices para el nuevo desarrollo estratégico operativo de sus fuerzas militares, desde la fase de preparación y entrenamiento hasta la ejecución y desarrollo. Luego de esto último, los nuevos resultados, eran ingresados otra vez al TRADOC de la forma anterior y se iban perfeccionando o adecuando a las circunstancias. Uno de los documentos resultado de todo este proceso era y es el “Manual de Operaciones” que finalmente es el reglamento esencial universal para los trabajos de estado mayor en todos los estamentos jerárquicos de los ejércitos.

11939068_10153319633188145_1212553371_n

Toda esta, digamos, metodología, con el tiempo tomaría el nombre de “Lección Aprendida” y sería de aplicación generalizada en muchos fuerzas militares a nivel global, formándose los denominados “Centros de Lección Aprendida” como en Francia el año 2001 o Brasil el año 2004, por dar algunos ejemplos. En estos centros de estudios y análisis se procesaba ya no solo la experiencia propia, sino también la  de otros países en situación beligerante y también en los casos de conflictos internos. Había la necesidad de contar con las “lecciones aprendidas” para ir desarrollando una doctrina militar acorde con las fuerzas con las que se contaban cuantitativa y cualitativamente. Pero analicemos con mayor detenimiento que refiere esta denominación de “Lección aprendida”.

11886864_10153319633298145_1108222373_o

LA LECCIÓN APRENDIDA

Podríamos definir a la Lección Aprendida como el conocimiento y o entendimiento adquirido producto de la reflexión sobre una experiencia o proceso realizado los cuales pueden ser experiencias positivas o negativas. Entre sus características principales tenemos a:

  • La coherencia, pues requieren de tino y raciocinio para su posterior aplicación doctrinaria. Esto va de la mano con el planeamiento estratégico establecido
  • La flexibilidad, pues debe estar acorde a la actualidad o variación de esta de las fuerzas con que se cuenta o se contará a posteriori.
  • Transversabilidad, pues debe tener afectación distinta y diversa según los ámbitos que atañen y fuerzas inmersas
  • Cíclicas, entendiendo que su retroalimentación debe ser permanente y juega un papel vital en su eficacia
  • Aplicables, pues una doctrina que solo puede ser ejecutada con fuerzas y material con los que no se cuenta es irreal
  • Proporcional al beneficio institucional, pues si no está ceñida a los objetivos trazados o imagen que debe impulsar la fuerza, no vale de nada.

11911183_10153319633183145_1075712419_n

Además de esto, podríamos considerar que las Lecciones Aprendidas son pertinentes y verdaderamente útiles, si cumplen condiciones tales como:

  • Aplicabilidad: Si es que su aplicación tiene una impacto positivo real o potencial de las fuerzas.
  • Validez: Porque debe estar basado en hechos que verdadera y comprobadamente hayan ocurrido y no sean simples presunciones.
  • Significación: Deben pues reducir o eliminar fallas o reforzar resultados positivos.

Estos serían los principios fundamentales de las Lecciones Aprendidas, y para poder obtener esos resultados como conclusiones eficaces de todo el proceso, una de las herramientas básicas es sin duda la Historia Militar.

LOS CENTROS DE LECCIONES APRENDIDAS Y LOS HISTORIADORES MILITARES

Un Centro de lecciones aprendidas debe contar con órganos internos capaces de desarrollar los procedimientos que se ha descrito anteriormente. Veremos entonces que es primordial cumplir dos etapas en su ciclo básico: La recopilación de la información para alimentar una base de datos considerable y el análisis, quizá la etapa más importante para obtener un buen producto final.

En ambas etapas cumplen un rol fundamental los historiadores militares. Su conocimiento teórico y práctico en la investigación de archivos y fuentes, así como de los eventos en general que se van a estudiar, utilizando las herramientas con las que cuentan como científicos sociales, permitirá realizar un trabajo objetivo además de valioso y  efectivo en el desarrollo del proceso. Esto integrado a la labor de oficiales de las diferentes fuerzas con conocimientos y experiencia en planeamientos y operaciones de las distintas armas y especialidades en todos los niveles jerárquicos de la carrera militar aunado con el aporte también de sociólogos y quizá también de psicólogos, politólogos  y geógrafos permitirá tomar real acción sobre el problema y aplicar cambios para mejorar resultados, lo que a la vez permitirá establecer procedimientos para las buenas prácticas para ser difundidas en los entes que correspondan.

11880818_10153319633288145_1168411602_n

CONCLUSIONES

Los Centros de Lecciones Aprendidas han cobrado en la actualidad una importancia fundamental en todas las organizaciones militares del mundo, dado que permiten actualizar y llevar a la realidad las futuras operaciones que tengan que realizar tanto en el frente interno como externo. Esto posibilitará  minimizar los costos logísticos y humanos, que son los más importantes, al efectuar las acciones en el campo de batalla con estrategias acordes al contexto y situación en que se llevan. Los Estados Unidos como potencia militar ha revalidado su papel en el desarrollo estratégico de las Guerras Modernas, pese a las falencias mostradas en Afganistán e Irak, mantienen un permanente ciclo de alimentación a sus centros de lecciones aprendidas, lo que le ha permitido ir subsanando errores sobretodo en el campo operacional y táctico, e ir perfeccionando su doctrina militar adecuándolo a los tan variados teatros de operaciones en los que lo ejecuta. No cabe duda que la Historia Militar y sus profesionales son columnas vitales en el sostén y funcionalidad de estos centros, pues sus conocimientos holísticos sobre estos darán el sustento científico sobre la formulación y aplicación de las nuevas doctrinas en sus ejércitos.

Artículo elaborado por Alberto Castro Villa

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*