EL GIGANTE DORMIDO

Artículo escrito originalmente por José Pasamar para la web de QueAprendemosHoy, y publicado el día 18 de noviembre de 2015. El artículo completo lo puedes leer en el siguiente enlace.

Tras su victoria contra los franceses en la guerra franco-prusiana de 1870, Moltke el viejo declaró que llevaba el De la Guerra de Clausewitz haya donde fuera. Desde ese momento, el casi desconocido autor adquirió una fama y una influencia que ha pervivido hasta la actualidad. Su máxima “la guerra es la continuación de la política por otros medios” ha sido citado innumerables veces desde entonces.

Helmuth von Moltke, el viejo
Helmuth von Moltke, el viejo

Al igual que el De la Guerra ha tenido un peso enorme en la doctrina militar contemporánea, otros dos libros han tenido una trascendencia sin la cual es imposible entender el arte de la guerra en el siglo XX: el uno es El dominio del aire, de Giulio Dohuet y que ha marcado el concepto de poder aéreo desde el final de la Primera Guerra Mundial. El segundo es el libro de Alfred Thayer Mahan, La influencia del poder naval en la historia y que ha marcado la guerra naval hasta nuestros días. Mahan preconiza el carácter ofensivo de las flotas y la búsqueda consciente de la batalla decisiva que permita el control de las áreas marítimas al vencedor, lo cual, por otra parte, le proporcionará el control del tráfico comercial. Si bien, la guerra submarina, que no busca ese enfrentamiento decisivo si no el estrangulamiento de la potencia enemiga merced a la destrucción de sus líneas de abastecimiento, no era contemplada por el teórico norteamericano, y al Primera y Segunda Guerras Mundiales demostraron su validez, las grandes potencias marítimas se rigieron por la doctrina de Mahan: Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón, amoldaron su doctrina a las tesis expuestas en el libro que nos ocupa.

Alfred Thayer Mahan, el profeta del poder naval
Alfred Thayer Mahan, el profeta del poder naval

Durante la Revolución Meiji, con objeto de evitar el destino de China, Japón modernizó no sólo su economía si no su Ejército y su Armada y para ello contrató asesores franceses, para el primero (luego sustituidos por alemanes tras la guerra francoprusiana),y británicos para la segunda. Al margen de las tácticas y estrategias, los asesores inculcaron en sus asesorados la filosofía propia de sus países: en el caso concreto de la Armada, la búsqueda de una batalla definitoria sobre la flota enemiga que les diera el control del área marítima en disputa. Así, paulatinamente y viendo que su enemigo lo iba a constituir la Armada de los Estados Unidos, Japón fue preparándose para obtener el control del Pacífico oriental y central mediante un gran encuentro que se dirimiría, aproximadamente, sobre la zona de Midway (donde se celebró una batalla, en junio de 1942). Si bien, en un principio, los medios planeados para llevarla a cabo fueron los dreadnoughts y, después, los acorazados (producto de lo cual nacieron los gigantescos buques de la clase Yamato: el Yamato y el Musashi, y originalmente el Shinano, aunque se reconvirtió a portaaviones). De ahí que se considerara ambos modelos como capital ships a la hora de negociar en las conferencias de control de armamentos celebradas en el periodo de entreguerras. Poco a poco, un nuevo modelo de buque se fue haciendo su sitio en la mesa de negociaciones: el portaaviones. Para 1941, Japón había construido seis kokubokan (portaaviones) de ataque y varios pequeños más y conformado tres divisiones aéreas, compuestas de dos portaaviones cada una, dentro de la Kido Butai (flota combinada).

Derrota de la flota nipona y vuelta en su ataque a Pearl Harbor.
Derrota de la flota nipona y vuelta en su ataque a Pearl Harbor.

Artículo escrito originalmente por José Pasamar para la web de QueAprendemosHoy, y publicado el día 18 de noviembre de 2015. El artículo completo lo puedes leer en el siguiente enlace.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.