CRÍTICA DE “LA LISTA DE SCHINDLER”

Fragmento de un artículo publicado originalmente por Sergio Alejandro Chifflet en el blog El Kronoscopio el día 16/11/2015. Puedes acceder al artículo completo a través de este enlace.

La niña del abrigo rojo

Steven Spielberg le pidió que esperara a cumplir los 18 años para ver la película en la que figuraba como involuntaria protagonista, la «Lista de Schindler». Pero la actriz polaca Oliwia Dabrowska, que con solo tres años protagonizaba a la niña del abrigo rojo, no siguió el consejo de su director. Vio la película por primera vez cuanto tenía once años. Y se arrepiente desde entonces. veinte años después, en una entrevista aseguró que “Fue demasiado horrible, no podía entender gran cosa, pero estaba segura de que no quería volver a verla nunca más”. Debió ser difícil para una niña de once años ver a un oficial de las SS, Amon Göth (interpretado magistralmente por Ralph Fiennes), disparar a niños y mujeres de forma aleatoria desde el balcón de su casa, una de las escenas más brutales de la película.

Fotografía del verdadero Oskar Schindler
La película reconstruye la historia de Oskar Schindler, el empresario alemán que salvó a unos 1.200 judíos de los hornos crematorios desde que, un día, vio a una niña con un abrigo rojo desorientada durante el desalojo del gueto de Cracovia. Cuando volvió a verle, sola y perdida, subida a los carros donde evacuaban a los cadáveres de judíos, decidió hacer algo al respecto. El abrigo que llevaba Dabrowska, el único elemento de color en una película rodada en blanco y negro, simbolizaba los vestigios de Humanidad que, aún en las circunstancias más monstruosas, sacuden las conciencias individuales y sacan lo mejor del género humano. La niña del abrigo rojo existió en realidad. Según el testimonio de una persona en la vida real que vio a la niña:

“Cuándo llegué a Plaszow el primer día, me pusieron en un grupo para cavar una tumba inmensa… trajeron camiones, con niños de doce años en adelante, y los mataron a todos… cuando llegaron a las tumbas fueron disparados allí mismo. Una niña, una chica rubia hermosa, se sentó en la tumba, vestida con un abrigo de pieles blanco esquimal, todo ensangrentado, y pidió un poco de agua…”

El cine y la Historia

El carácter paradigmático de este film lo encontramos expresado en la taquilla, en la cantidad de espectadores, que la vuelven una de las películas más vistas y conocidas sobre el Holocausto a nivel internacional. Meses antes del estreno, su director había logrado un récord de taquilla con Jurassic Park (1993), con la cual obtuvo tanto fondos económicos como la expectativa de un público y una crítica ya capturada totalmente. Por otro lado, La lista de Schindler provocó un gran impacto emocional en un público masivo que aún no estaba tan familiarizado con la temática, lo cual tuvo como corolario generar un incentivo para la producción de nuevos films acerca del Holocausto y el desarrollo de investigaciones de diversa índole. Por ejemplo, el trabajo de investigación realizado por el director dio frutos que fueron sistematizados con la creación, en 1994, de la “Survivors of Shoa Visual History Foundation”, creada por el mismo Steven Spielberg con los beneficios de la película, una ONG dedicada a la preservación de la memoria del holocausto que cuenta con más de 52.000 testimonios recopilados de testigos y víctimas de las políticas nazis y que, a su vez, ha influido en indagaciones posteriores.
Tumba de Oskar Schindler en Jerusalén

La influencia del cine, sobre todo del hollywoodense, en el imaginario de las sociedades occidentales contemporáneas y en la formación de sentidos constitutivos del discurso social está hoy ampliamente aceptada. Según el historiador estadounidense Robert Rosenstone, esta construcción, que tradicionalmente era realizada y aceptada como producto legítimo de la investigación y la escritura de la ciencia histórica, es hoy un terreno de disputa. Para él,

“los historiadores no controlan el cine. Los films muestran que el pasado no es de su propiedad. El cine crea un mundo histórico contra el que no pueden competir los libros, al menos por lo que hace en el favor del público. Los films son un inquietante símbolo de un mundo crecientemente posliterario, en el que la gente puede leer pero no lo hace.”
Tal vez no sea 100% rigurosa históricamente, hay licencias que se toman en beneficio de la trama. A veces se hace para subrayar algún rasgo dramático, otras para simplificar la historia que se volvería engorrosa si se atuviera a lo estrictamente documental, pero si se hace sin afectar el núcleo de la historia -y esto es una opinión exclusivamente personal- es un recurso válido. Mal o bien, hay hechos de la historia que permanecerían olvidados si el cine no hubiera puesto un ojo sobre ellos. En la ya famosa lista, Oskar incluyó los nombres de más de 1.100 judíos librándolos de la muerte, tras convencer a los nazis de que eran imprescindibles en su fábrica de utensilios de campaña para el ejército. Emilie, la esposa de Oskar, diría sin embargo, después de ser abandonada por su marido en 1958, que éste había sido un mujeriego -es sabido que su donjuanismo le sirvió para ascender en la alta sociedad alemana- y un alcohólico, y que empleó a aquellos judíos para explotarlos y evitar ser enviado al frente. No obstante, muchos testigos admiten que la actitud de Oskar Schindler, aunque en un principio fue interesada, cambió al observar de cerca el trato injusto al que eran sometidos los judíos. Y que al solidarizarse con su causa el industrial se jugó la vida.
Montaje en el que se ve al verdadero comandante Göth (izquierda) y al personaje interpretado por Ralph Fiennes (derecha)

Fragmento de un artículo publicado originalmente por Sergio Alejandro Chifflet en el blog El Kronoscopio el día 16/11/2015. Puedes acceder al artículo completo a través de este enlace.

1 Comentario

  1. Qué importancia tiene el rigor o las motivaciones de Schindler? En el Judaísmo está muy enraigado el concepto VIDA. Se suele decir “una vida, un universo”.

    No soy Judía y me ha costado mucho sufrimiento psicológico comprender el conflicto Palestina-Israel. Parti del concepto de la izquierda posicionándome del lado Palestino. Con los años he ido al lado contrario al indagar en cómo se posicionan Irán, Arabia Saudí, Dubai, etc, etc. Dicen explícitamente que cada Judío es una bacteria. Israel libera 500 Palestinos por un solo rehén Israelí. Nunca veréis a un Judío Israelí (hay muchos Árabes en Israel) convirtiéndose en mártir mediante el suicidio.

    Dicho todo esto deseo de todo corazón lo mejor para el Pueblo Palestino y que haya paz con dos Estados amigos: Palestina e Israel.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*