Crítica de “Un puente demasiado lejos”

Fotograma de la película

Fragmento de un artículo escrito por Sergio Alejandro Chifflet para la web “El Kronoscopio”. Puedes acceder al artículo completo a través de este enlace.

Tras el desembarco de Normandía en la Segunda Guerra Mundial, y ante la detención del avance aliado en la frontera alemana, el mariscal Montgomery planea una audaz operación aerotransportada, denominada en clave Market Garden, que tiene como objetivo la captura de cuatro puentes estratégicos para invadir Alemania desde Holanda. De ellos, el objetivo crucial se encuentra en Arnhem, donde la captura del puente sobre el Rin es la clave de toda la operación. Dicho objetivo queda asignado a la 1ª división aerotransportada británica del general Roy Urquhart (Sean Connery), que se verá situado en el centro de una durísima batalla por el control del estratégico puente de Arnhem.

La acción nos traslada a septiembre de 1944. El Alto Mando aliado, entusiasmado por el éxito de Normandía y la liberación de más de media Francia, incluyendo París, concibe una ambiciosa operación para poner fin rápidamente a la guerra. Esta consiste en una combinación de audaces golpes de mano tras las líneas alemanas, una cadena de tres ataques simultáneos en la ruta que va del noreste de Francia al centro de Holanda para, desde allí, una vez despejado el panorama de enemigos, cruzar la frontera alemana directamente hacia el corazón industrial del Reich, y así ocuparlo y destruirlo y obligar a Hitler a rendirse. El punto decisivo: el puente que las tropas blindadas angloamericanas han de cruzar para cumplir con los objetivos, en la ciudad holandesa de Arnhem. La toma de este puente se convierte en el hecho central de la operación, pero las deficiencias estratégicas, producto de la ansiedad y la precipitación, las condiciones climáticas, la enconada resistencia alemana, subestimada por culpa de los errores de los servicios de inteligencia, y unas buenas dosis de mala suerte, se conjugarán para dar un buen revés a los Aliados.

Cartel promocional de la película

Lo más destacable de esta película es la rigurosidad histórica en la narración de los hechos y combates que se produjeron, y las causas de la derrota aliada (mal funcionamiento de las radios, fuerte resistencia alemana, mal tiempo). Por otra parte, el apartado técnico es magnífico. El filme tiene una pequeña introducción que hace hincapié en la animadversión mutua entre los generales Montgomery (británico, en el norte) y Patton, (norteamericano, en el sur); no había suministros suficientes para ambos ejércitos, y cada uno de ellos quería ser el vencedor sobre Alemania. “Cada uno de ellos quería ser el primero en llegar a Berlín“, señala.

Antes de sumergirnos en la historia, quisiera agregar que la película se conoció en España como “Un puente lejano“. Personalmente, opino que es mucho mejor el título con que fue exhibida en hispanoamérica. Además de ser más fiel la traducción, da una mejor idea de lo exageradamente ambicioso de su propósito, que terminaría en el sacrificio inútil de muchos hombres.
Fotograma de la película
Mientras los Ejércitos aliados se aproximaban lentamente a las fronteras de Alemania, la resistencia enemiga se endurecía. El general Dempsey, que dirigía las operaciones del Ejército 2 británico, advertía continuas señales de la cada vez más resuelta defensa opuesta por los alemanes. Muchas veces, sus vanguardias se vieron forzadas a detenerse frente a las unidades formadas por la Hitler Jugend. Estos combatientes fanáticos, atrincherados en grupos aislados de casas u ocultos en los pantanos inaccesibles, defendían con encarnizamiento las puertas de su patria. Fue en estas circunstancias cuando Montgomerv concibió el plan de romper rápidamente la linea defensiva alemana mediante una serie de lanzamientos de paracaidistas. Esperaba que la conquista de determinado número de puentes entre la frontera holandesa y el Bajo Rhin abriría camino al Ejército 2, permitiéndole avanzar velozmente a través de Holanda para penetrar en las llanuras de Alemania septentrional.
Roy Urquhart en la vida real y el personaje interpretado por Sean Connery
Teniendo en cuenta que el impulso inicial del avance aliado había experimentado una disminución de su ritmo a fines de la primera semana de septiembre, Montgomery tuvo la seguridad de que aquel era precisamente el momento más oportuno para emplear las fuerzas aerotransportadas. Tras la conquista de los puentes holandeses, podrían lanzar el Ejército 2 a un ataque que le situaría en un extenso frente vuelto hacia el Este, entre Arnhem y Zwolle; por lo tanto, una vez constituida una profunda cabeza de puente a través del Ijseel Meer, se encontraría en una posición muy fuerte, desde la que podría desencadenar aquel “poderoso y violento golpe al corazón de Alemania” que había decidido lanzar.
Los principales puentes por conquistar eran cinco: uno, en el canal Wilhehnina, a más de 30 km de la frontera holandesa; otro. en el canal Zuid Willensvaart, 16 km más al Norte, y los otros tres, respectivamente, en el Mosa, en el Waal y en el Bajo Rhin. Se lanzaría una división del Ejército aerotransportada en la zona comprendida entre Eindhoven y Uden, con el fin de conquistar los dos puentes sobre los canales y para desembarazar el camino entre uno y otro; una segunda división debería asegurarse la posesión del puente sobre el Mosa, en Grave, y del que cruza el Waal, en Nimega, mientras una tercera seria lanzada en Arnhem para ocupar el punto de cruce del Bajo Rhin, de 135 metros de ancho. Se trataba de un plan ambicioso, pero audaz y genial, y de haber tenido éxito las ventajas habrían sido incalculables. En efecto, se habría envuelto la Línea Sigfrido, con lo que los Aliados hubieran dispuesto de un trampolín de lanzamiento para entrar en territorio alemán, y además, una vez que Ejército 2 hubiese iniciado su avance hacia el Ijssel Meer, todas las unidades alemanas presentes en Holanda occidental habrían quedado aisladas.
Stanislaw Sosabowsky en la vida real y en la película interpretado por Gene Hackman
Fragmento de un artículo escrito por Sergio Alejandro Chifflet para la web “El Kronoscopio”. Puedes acceder al artículo completo a través de este enlace.

Para saber más

Sígueme en las redes sociales

               

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*