EL GÉNERO AUSTRALOPITECINO II: EL MISTERIO DE LOS PARANTHROPUS

DEFINICIÓN Y ORIGEN DEL GÉNERO PARANTHROPUS

El género paranthropus, antiguamente conocidos como australopitecidos, eran considerados una sub especie de australopitecinos, con el nombre de australophitecus robustus. Sin embargo, los últimos estudios realizados concluyen que se diferencian totalmente, sobre todo a partir de los restos hallados en zonas del sur y el norte africano, con lo que se ha podido averiguar que se extinguieron hace un millón de años.

El origen de este género es bastante incierto, ya que proceden del árbol evolutivo de los australophitecus pero no son del género de los australopitecinos, son un género aparte. Entre sus rasgos más notables, contaban con una forma del craneo muy curiosa, formada entre otros por una gran cara, una enorme boca y una cresta sagital espectacular. Las tres especies de Paranthropus halladas son:

1.         Aethiopicus: Hallados en regiones arboladas relativamente húmedas de hace entre 2.7 y 2.3 M.A.

2.         Bosei: Hallados en regiones de sabana arbolada relativamente seca, de hace entre 2.4 y 1.2. M.A.

3.         Robustus: Son casi contemporáneos a Bosei, ya que han sido datados entre 2.2 y 1 M.A.

arbolhominidos_2002

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LOS PARANTHROPUS

El género se caracteriza por tener una estatura media de 1.50 m, una capacidad endocraneal de entre 420 y 500 cc. , una larga y grande cara, con unas mejillas y unas mandíbulas muy desarrolladas. En este aspecto, cuentan con dientes robustos para adaptarse a los vegetales coriáceos. La marcha bípeda, es decir, el caminar a dos pies, de los paranthropus es mejor que la de los Australophitecus, y contaban con unas manos casi comparables a la de los primeros humanos, como la de Australophitecus sediba. El estudio de estas manos ha permitido sugerir que conocían la tecnología de la talla de piedras concoideas, gracias a los estudios asociados a los restos líticos de paranthropus Bosei.

paranthropus craneos

El arco sigomático, es decir, el arco formado entre la nariz y los alrededores de la boca, que da lugar a los pómulos y mejillas, está bastante saliente, lo que demuestra una gran elasticidad en la cara. Su cresta sagital les permitía la sujeción de los músculos masticadores, que son muy poderosos, a los músculos temporales del cráneo. La frente es muy corta y estirada para detrás. La forma redondeada del cráneo viene favorecida por el bipedismo y su posición casi erguida. A partir de los huesos del pie se ha averiguado que ya podían correr, pero lenta y torpemente, no como en la actualidad.

paranthropus

Su alimentación se basaba en la ingesta de coriáceos, es decir, las bayas, los bulbos, los rizomas, los tubérculos, etc. Este tipo de alimentación la hallaban en árboles y en el subsuelo, por estar enterrados También tienen una alimentación carnívora parecida a la de australophitecus garhi, a base de pequeños mamíferos, carroña, alguna que otra gacela… El estudio del esmalte dental permite identificar la dureza y la condición de sus alimentos.

PARANTHROPUS AETHIOPICUS

El hallazgo fue en el río Omo, en Etiopía.  Contaban con una capacidad endocraneal de entre 420 y 450 cc. Se estima someramente que podrían medir hasta 1.5 m y que podían entre 45 y 50 kg.

250px-Paranthropus_aethiopicus

PARANTHROPUS BOSEI

Cuenta con una capacidad endocraneal de entre 475 y 530 cc, de 515 cc de media. Tenían una gran cresta sagital y una talla estándar de 1.50 m, con un peso estimado de entre 50 y 55 kg. Han desarrollado una nariz más verticalizada, de molares y premolares enormes, e incisivos pequeños. Sus características de tamaño dental son similares a las de los otros paranthropus. También tienen una cara mucho más prognata.

Se estima que pueden ser los primeros homininos capaces de fabricar instrumentos líticos, como las lascas punzantes. Son capaces de tallar, pero no cualquier piedra, solo las que se rompen de forma concoidea. Estas características hacen que se piense que contaba con un buen sentido del aprendizaje acumulativo, es decir, que aprendían de los errores y las experiencias diarias.

Para llevar a cabo esta tarea, primero pasaban por una fase de descubrimiento, y después llegaban a la fase de deducción. Por ejemplo, iban caminando tranquilos cuando se cortan y se hieren la planta del pie al pisar una piedra cortante, esto es el descubrimiento. Se dan cuenta de que si esa piedra sirve para cortar, les serviría para procesar la comida, por ejemplo. Esta es la fase de deducción.

Paranthropus_boisei_skull

PARANTHROPUS ROBUSTUS

Se hallaron en la cueva de Swatartkrans, en Sudáfrica. Actualmente, se han hallado unos 130 esqueletos, a través de los cuales se ha podido deducir que tenían una esperanza de vida de unos 17 años. Contaban con un aparato masticador aun mayor que el de sus congéneres. Medía alrededor de 1.45 m y pesaba en torno a 32 – 45 kg. Tenían una capacidad endocraneal de entre 450 y 500 cc.

250px-Original_of_Paranthropus_robustus_Face

2 Comentarios

1 Trackback / Pingback

  1. EL GÉNERO AUSTRALOPITECINO II: EL MISTERIO DE LOS PARANTHROPUS | yofumoenpipa

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*