EL GÉNERO HOMO: LOS PRIMEROS HUMANOS

DESCUBRIMIENTO DEL GÉNERO HOMO   

El descubrimiento de los primeros restos de homininos del género homo hay que atribuirlo a Louis Leackey, su investigador más importante, el primero en hallar restos de Homo Habilis. La evolución en mosaico es un concepto que significa una evolución irregular y no lineal, y que tampoco es igual en ninguna parte del mundo. Es decir, la evolución en mosaico quiere decir que el proceso de evolución de la Humanidad no se hace al mismo tiempo y de la misma manera en todo el mundo.

Imagen

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS PRIMEROS HOMO

1) Características métricas:

El género homo surge hace 2.5 M.A. Aparecen al mismo tiempo sus dos primeras especies: Habilis y  Rudolphensis. El cerebro de ambos es un cerebro más grande, con capacidad de entre 600 y 750 cc, respectivamente. La talla es de 1.40 m, y su peso de entre 40 y 50 kg.

Imagen

2) Marcha bípeda, producción lítica y dieta:

La marcha bípeda, es decir, a dos pies, de Habilis es arcaica, mientras que la de Rudolphensis es más evolucionada, más próxima a la humana. A Homo Rudolphensis también se le asocia con la producción lítica sencilla, con la talla de piedras punzantes concoideas. Aunque son omnívoros, comen bastante carne, como así lo demuestran los restos de huesos dentales hallados.

3) La cuna del lenguaje:

Se baraja la posibilidad de que aquí se halle la cuna del lenguaje, por el gran avance descubierto en las áreas cerebrales de Broca y Wernicke, que son las que rigen el habla y la comunicación humana. También se podría justificar en la evolución del oído homo: oído externo, medio e interno.

Imagen

4) Uso de utensilios:

El uso de utensilios permite acceder a los homos a recursos alimenticios inaccesibles para las otras especies animales:

  1. Bastón para cavar en la tierra y desenterrar bulbos, tubérculos, rizomas, etc.
  2. Piedras para romper los huesos y alimentarse de sus médulas.
  3. Lascas con filos para filetear la carne y aprovechar mejor las cantidades de comida.

LA DIETA DE LOS PRIMEROS HOMO: EL CARROÑEO OPORTUNISTA

Homo Habilis no caza, porque es todavía pequeño, indefenso, sin armas, y sin técnicas de lucha o caza. Por eso decimos que el homo Habilis era un carroñero oportunista e insectívoro, como así demuestra la ingesta de proteínas animales.

El concepto de carroñero oportunista es fácil de explicar: cuando un grupo o un solo ejemplar de animal de un buen tamaño bebía agua o se bañaba en el río, lago o mar, los grandes felinos les atacaban con el objetivo de nutrir su dieta carnívora. Cuando quedaban abastecidos y abandonaban los restos del animal, entonces aparecían los homos, que se alimentaban de los restos carnívoros que quedaran del animal. Aun así, complementaban su dieta con mieles, resinas comestibles, huevos y setas, además de peces, anfibios, pequeños roedores, y aves.

Imagen

EL CAMBIO CLIMÁTICO DE LOS HOMOS

Hace entre 3 y 2,5 millones de años, el gran enfriamiento bruco que trajo consigo los grandes periodos fríos desembocó en un gran cambio climático, que se manifestó de la siguiente forma en la morfología terrestre.

  1. Formación del gran casquete polar ártico y los periodos de glaciaciones.
  2. Periodo de grandes sequías en África.
  3. Reducción considerable de los bosques tropicales, con una expansión del clima de sabana, resistente a la sequía predominante.
  4. Elevación de la barrera de orogenia en la zona oriental de África, causando un bloqueo de las precipitaciones.

Hace 2,5 millones de años, este clima favorece la aparición de los primeros humanos en medio abierto. La sabana en sí es fruto de la formación de los distintos islotes de bosques. En función de la mayor o menor arificación, la vegetación que logra mantenerse son las gramíneas. Estos cambios en las comunidades ecológicas repercuten primero en los australophitecus, y después en los humanos.

Imagen

LA PRIMERA ESPECIE DEL GÉNERO: HOMO HABILIS

El Homo Habilis contaba con una capacidad endocraneal media de entre 550 y 680 cm3, una estatura que media entre 1,30 y 1,40, y una talla que viene a estar en torno a los 40 kilos. Las comunidades de homo Habilis las encontramos en entornos de sabana arbolada húmeda y sabana abierta de gramíneas. Se han  hallado en zonas del sur y el oriente de África. El homo Habilis contaba con unas manos potentes, que cuentan con unas falanges digitales algo curvadas que manifiestan que todavía se hacía uso de los árboles como medio de transporte.

Imagen

El homo Habilis debe su nombre al hecho de que se le considere el primer autor de las más antiguas herramientas de piedra. El homo Habilis tenía la capacidad de elegir y seleccionar las rocas que servían para la talla (las concoideas) y las que no. Por ejemplo, sirven las rocas sedimentarias y las de origen volcánico, como pueden ser el basalto, la traquita y la obsidiana. Esta presunta capacidad técnica de los Habilis es lo que hace que se le considere el primer eslabón de la cadena evolutiva del género homo.

EL HOMO DEL LAGO TURKANA: EL HOMO RUDOLPHENSIS

El homo rudolphensis tenía una capacidad endocraneal de entre 650 y 750 cm3. Medía una altura media de 1,40 m y pesaba en torno a unos 50 kilos. La bipedia de rudolphensis es mejor que la de Habilis, es más humana. Su dieta es igual a la de homo Habilis. Las manos potentes de rudolphensis, con sus falanges digitales rectas y con el dedo pulgar totalmente oponible al dedo índice, manifiestan que el uso arborícola se ha abandonado definitivamente. A pesar de esto, se cree que todavía pernoctaban en las copas de los árboles, para protegerse de ataques de depredadores. El que tengan rectas las falanges digitales facilita mucho el sentido de la precisión a la hora de hacer labores de tallado de piedra.

Imagen

El concepto de predación, que no es depredación, es el sistema por el cual los clanes de homo cazadores-recolectores acceden a los recursos alimenticios, sin transformarlos pero sí procesarlos. Por ejemplo, el sistema de carroñero oportunista. Su hábitat se encuentra únicamente África oriental, en entornos de sabana arbolada húmeda y abierta de vegetación a base de herbáceas y gramíneas, que también contaban con recursos subaéreos. El homo rudolphensis recibe su nombre del lago donde fue encontrado por primera vez, el lago Turkana, antiguamente conocido como el lago Rodolfo.

LOS PRIMEROS ASENTAMIENTOS DE HUMANOS

Los primeros asentamientos de humanos los encontramos en el río Awash medio, en los ríos Gona, Omo, Bouri, Hadar, en la cuenca del lago Turkana, y en el norte del Valle del Rift. En estos sitios, que coinciden con el sur de Etiopía, están los restos más antiguos de los primeros asentamientos humanos. No sabemos casi nada de los instrumentos utilizados hechos de madera. Solo se conocen los palos que se usaban para excavar y recolectar comida de tipo coriácea.

Imagen

Gona es un lugar donde se han hallado muchas pruebas de la industria lítica. A través de éstos, se comprueba su capacidad de fractura pétrea concoidea. En los sitios de Bouri hay una fauna con marcas carníceras de procesamiento alimenticio. En estos sitios no hay industria lítica. Es un lugar de reunión social de comida. Cuando los humanos se iban después de haber comido, se llevaban la industria lítica consigo, no la abandonaban. En los yacimientos del río Omo, hay un patrón muy similar al de Gona, aunque tiene nódulos más pequeños. En la zona del lago Turkana, hay un salto en la evolución tecnológica, mientras que en el sitio de Lokalaei se ha podido comprender la organización y producción lítica.

Imagen

 

5 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*