SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO

INTRODUCCIÓN

La fase intermedia entre lo que es el desarrollo del Bronce Medio del Reino Medio y el desarrollo del Bronce Reciente con lo que es el Reino Nuevo es conocida como el Segundo Periodo Intermedio (SPI), también llamado el periodo hicso. El origen de este nombre deriva del principal acontecimiento que marca el final del Reino Medio y el inicio del SPI, es decir, el desmembramiento del territorio egipcio a causa de una invasión de pueblos, los hicsos, a los cuales los egipcios llamaban hega khasut. En cuanto a la cronología del periodo, hay que decir que abarca desde el 1640 a.C. hasta el 1550 a.C., aproximadamente. Durante este siglo, y al igual que en el Primer Periodo Intermedio, se van a desarrollar unas dinastías egipcias de ámbito local, y contemporáneas entre sí: aunque el Reino Medio acabó con la dinastía XIII, se suele considerar que el SPI empieza ya con la dinastía XV. La dinastía XIV no se tiene en cuenta porque lo más probable es que fueran sobreranos menores y contemporáneos a la dinastía XIII. Pues bien, en el SPI encontramos tres dinastías: la dinastía XV, de origen hicso, y que predominará en todo el periodo (1640-1550 a.C. aprox.); la dinastía XVI, de origen tebano pero contemporánea a la hicsa (1640-1580 a.C.); y la dinastía XVII (1580-1550 a.C. aprox.).

Mapa que muestra algunas de las principales ciudades egipcias en el Delta
Mapa que muestra algunas de las principales ciudades egipcias en el Delta

INICIO DEL SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO

El comienzo del Segundo Período Intermedio se caracteriza por el abandono de la Residencia Real situada en la ciudad de Lisht (también llamada Itj-Tawy, la ciudad fundada por Amenemhat I), a 32 kilómetros al sur de Menfis, y el establecimiento de la sede de gobierno y capital en la ciudad de Tebas. El último rey de Egipto que gobernara desde el Lisht todavía probablemente fuera Merneferra Ay (1695-1685 a.C., aprox.), porque se trata del último soberano de la XIII Dinastía que recoge la secuencia cronológica proporcionada por la lista real del Canon de Turín.

Localización aproximada donde estaría esta ciudad fundada por Amenemhat I
Localización aproximada donde estaría El Lisht, la ciudad fundada por Amenemhat I

Además, este es el último rey que aparece tanto en inscripciones reales del Alto Egipto como del Bajo Egipto, lo que nos estaría indicando que después de este rey ya no habría unidad política. Entonces llegarían los hicsos, un pueblo de origen incierto. Lo más probable de creer, al menos en la actualidad, es que procedieran de la franja sirio palestina. Estos hicsos invadirían Egipto aprovechándose de la aparente debilidad institucional de los reyes de la Dinastía XIII, colocando su capital en la ciudad de Avaris, en el Delta Oriental.

Mapa que muestra las zonas por las que llegaron los hicsos que invadieron Egipto
Mapa que muestra las zonas por las que llegaron los hicsos que invadieron Egipto

FUENTES DE CONOCIMIENTO SOBRE EL SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO

1. Fuentes textuales:

Una de las principales problemáticas que presentan las fuentes de conocimiento textuales del SPI es que son muy abundantes, y muchas veces no concuerdan coherentemente con lo que nos están diciendo las fuentes arqueológicas. Estas fuentes textuales las podemos dividir en cinco categorías, principalmente, y muchas son las que se usan para gran parte del resto de la Historia de Egipto. En primer lugar, nos encontramos con las listas reales, de las cuales la que más información aporta es el Canon Real de Turín. En segundo lugar, la obra “Aegyptiaca” de Manetón, en la que podemos inscripciones reales contemporáneas o no en las que se lleva a cabo algo así como propaganda de los hechos del rey del que habla. En tercer lugar, tenemos inscripciones contemporáneas hechas por particulares, entre las cuales las que más destacan son las llamadas “biografías funerarias”. En cuanto lugar hay que citar los registros que lleva a cabo la administración del Estado, y que pueden ser tanto públicos como privado. En quinto y último lugar no podemos olvidar mencionar los textos literarios y científicos, como el Papiro Sallier I o el Papiro matemático Rhind. El principal problema de estas fuentes textuales es que muchas veces cuentan con muchas ambigüedades, y no cuentan con el rigor objetivo histórico que deberían para ser fiables desde el punto de vista del conocimiento histórico.

Estado actual del Papiro matemático de Rhind, una gran fuente de conocimiento textual
Estado actual del Papiro matemático de Rhind, una gran fuente de conocimiento textual

2. Fuentes arqueológicas:

A pesar de que las fuentes arqueológicas por lo general suelen ser siempre mucho más objetivas y contarnos la Historia con mucho más rigor, uno de sus principales problemas es el que también afecta a nuestro conocimiento del SPI: las lagunas de información. Es decir, que hay muchas partes de este periodo que no conocemos por vía arqueológica debido a que no han  sido hallados yacimientos de esa parte del periodo en concreto, o que sí se han hallado pero están en la actualidad en procesos de análisis y excavación de los mismos, etc. No se han excavado yacimientos del período ni en la región occidental del Delta ni en el Egipto Medio, entre Maiyana y Deir Rifa. Una de las cuestiones que más nos deja ver la arqueología de este periodo es que existía una fuerte rivalidad entre el Alto y el Bajo Egipto, rivalidad entre las distintas dinastías contemporáneas entre sí, y que desembocó al final del periodo en la guerra que acabaría con los hicsos y restablecería la unidad política en Egipto.

Parte de un yacimiento arqueológico datado del Segundo Periodo Intermedio
Parte de un yacimiento arqueológico datado del Segundo Periodo Intermedio

DESMEMBRACIÓN EGIPCIA DURANTE EL SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO

Una de las primeras cosas que tú como lector debes aprender del Segundo Periodo Intermedio es que Egipto se dividió en tres grandes zonas, prácticamente independientes una de otras. Esto significa que los ritmos de avance de la Historia van a ser diferenciados para cada uno de los tres. En el SPI se van a producir importantes cambios culturales y políticos, pero hay que entender que estos cambios se llevaron a cabo a diferentes ritmos en cada una de las tres partes. Esas tres partes eran: El Delta, Tebas y Nubia. Como decía Jack el Destripador, vamos por partes. Como podemos ver en la imagen de abajo, la dinastía hicsa (la XV) tenía el control de todo el Delta egipcio (colores amarillo, rosa y naranja), desde Hermópolis al sur hasta lo que hoy sería la Franja de Gaza. Avaris, cerca de la frontera entre Egipto y el Sinaí, era la ciudad egipcia del Delta Oriental en la que los hicsos establecieron su sede de gobierno y capital una vez que invadieron Egipto, y es por tanto la pieza clave que debe caer para derrotar a éstos. Por otra parte, podemos ver en color verde y azul turquesa los territorios que aun controlaba dinastía egipcia tebana (la XVI), incluyendo desde Assyut y Abydos hasta la frontera natural que marca la Primera Catarata, en la ciudad de Elefantina. En tercer lugar, encontramos sin color a Nubia, que logra superar las barreras naturales de las cataratas del Nilo y llega a expandirse como reino independiente hasta la frontera sur de la dinastía tebana.

Mapa que muestra la división de los territorios egipcios durante el Segundo Periodo Intermedio
Mapa que muestra la división de los territorios egipcios durante el Segundo Periodo Intermedio

4 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*