SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO II

Una de las primeras cosas que tú como lector debes aprender del Segundo Periodo Intermedio es que Egipto se dividió en tres grandes zonas, prácticamente independientes una de otras. Esto significa que los ritmos de avance de la Historia van a ser diferenciados para cada uno de los tres. En el SPI se van a producir importantes cambios culturales y políticos, pero hay que entender que estos cambios se llevaron a cabo a diferentes ritmos en cada una de las tres partes. Esas tres partes eran: El Delta, Tebas y Nubia. Ahora vamos a ver detenidamente por separado el desarrollo de cada una de estas tres zonas.

Mapa que muestra la división de los territorios egipcios durante el Segundo Periodo Intermedio
Mapa que muestra la división de los territorios egipcios durante el Segundo Periodo Intermedio

AVARIS Y EL DELTA EGIPCIO

1. Ubicación e importancia de Avaris:

Como podemos ver en la imagen de arriba, la dinastía hicsa (la XV) tenía el control de todo el Delta egipcio (colores amarillo, rosa y naranja), desde Hermópolis al sur hasta lo que hoy sería la Franja de Gaza. Avaris, cerca de la frontera entre Egipto y el Sinaí, era la ciudad egipcia del Delta Oriental en la que los hicsos establecieron su sede de gobierno y capital una vez que invadieron Egipto, y es por tanto la pieza clave que debe caer para derrotar a éstos. En su momento de mayor expansión  geográfica, y a partir de lo que nos dicen los datos conseguidos por las investigaciones arqueológicas, se sabe que la ciudad de Avaris debió de tener unos cuatro kilómetros cuadrados de superficie, con lo que sería el doble de grande a cómo lo era durante la dinastía XIII, la última egipcia del Reino Medio. En torno a ellas se edificó un enorme muro de 6,2 metros de anchura, ampliado después a 8,5 metros, con contrafuertes a intervalos.

Mapa que muestra algunas de las principales ciudades egipcias en el Delta

Mapa que muestra algunas de las principales ciudades egipcias en el Delta en tiempos del Segundo Periodo Intermedio

2. Influencias entre los hicsos egipcios:

A partir de la información que podemos observar en las tumbas y los ajuares funerarios hicsos ubicados en distintas zonas del Delta egipcio, se ha podido extraer la conclusión de que había una importante influencia siria, tanto a nivel demográfico como cultural, cosa que no es de extrañar si tenemos en cuenta el supuesto origen de estos hicsos. La influencia demográfica se ve en el hecho de que el análisis de la población que debió de haber en el Delta en esta época revela que debió existir una población mixta de egipcios, sirios y palestinos. Otro dato que no está comprobado, pero que es bastante verosímil es el hecho de que buena parte de la cúpula administrativa y política de la dinastía hicsa sea de origen sirio, ya que así, de alguna forma, es como si se garantizaran su lealtad, vamos, que es mejor tener en puestos públicos a gente de mi confianza que a las personas a las que he invadido. En cuanto a la influencia en los patrones culturales, es mucho más fácil de identificar: la forma en la que construyen las necrópolis, así como la diversidad y morfología de los objetos que componen los ajuares funerarios de las tumbas hicsas son de clara influencia siria. Es decir, que se construyen tumbas y necrópolis que siguen el patrón oriental para este tipo de construcciones. Aparte de Siria, se sabe que el Delta egipcio de esta época debió de mantener también relaciones comerciales con otros importantes sitios de su entorno, como Babilonia o Chipre.

Plano de la ciudad de Avaris, ciudad capital de la dinastía hicsa
Plano de la ciudad de Avaris, ciudad capital de la dinastía hicsa

TEBAS Y LA DINASTÍA XVI Y XVII EGIPCIAS

Siguiendo con el mapa de la división territorial durante el SPI, podemos ver en color verde y azul turquesa los territorios que aun controlaba la dinastía egipcia tebana (la XVI), incluyendo desde Assyut y Abydos hasta la frontera natural que marca la Primera Catarata, en la ciudad de Elefantina.

1. La dinastía XVI (1650-1580 a.C., aprox.):

Siguiendo la reconstrucción que hacen diversos historiadores sobre el Canon Real de Turín, se pueden identificar los nombres de hasta quince reyes predecesores a la dinastía XVII, y que, en principio, vendrían a ser los reyes de la dinastía XVI. Al menos hasta la actualidad, no tenemos ni la certeza histórica ni arqueológica de que todos los reyes de esta dinastía XVI gobernaran desde la ciudad de Tebas. Como principales ciudades que podrían haber sido alternativa a la sede real en esta época se barajan los nombres de las ciudades de Abydos, Edfu y Elkab, aunque como he dicho, no hay nada confirmado. Hay diversas pruebas que apuntan a esta posibilidad, pero de momento no es nada definitivo. A partir de las tumbas de estos reyes podemos deducir una importante cuestión: en una época tan incierta a nivel político como ésta, el papel del monarca como comandante y jefe supremo del ejército se va volviendo cada vez más importante, tanto en la realidad como en la iconografía.

Imagen que muestra los nombres en jeroglífico de los quince reyes de la dinastía XVI
Imagen que muestra los nombres en jeroglífico de los quince reyes de la dinastía XVI

2. La dinastía XVII (~1580-1550 a.C., aprox.):

Afortunadamente, los historiadores sabemos mucho más acerca de los nueve reyes que compusieron la dinastía XVII egipcia. Lo primero que tú debes saber como lector es que no hay una época o año exacto en el que contextualizar el inicio de la dinastía XVII, todo lo contrario para su final, que se estima en la muerte del rey Kamose (1555-1550 a.C., aprox.). Lo que sí sabemos con certeza es que debió ser una dinastía egipcia que gobernara contemporáneamente a los últimos reyes hicsos. Continuando lo que decía para la dinastía XVI, en la XVII sigue gozando de gran popularidad los valores militares de un monarca, confirmándose a su vez el éxito de las milicias locales de las ciudades. Esto se debería, lo más probable, a la inestabilidad de la época, que provocaba que los inseguros ciudadanos demandaron mayor seguridad en su ciudad.

Segunda estela de la victoria de Kamose, último rey de la dinastía XVII, ubicada en el Museo de Luxor
Segunda estela de la victoria de Kamose, último rey de la dinastía XVII, ubicada en el Museo de Luxor

3. El mundo funerario tebano durante el SPI:

Tebas había perdido el contacto con el Bajo Egipto, en dominio hicso, desde los inicios del Segundo Periodo Intermedio, así que a los tebanos se les negó acceder a las escuelas de escribas ubicadas en la ciudad de Memphis. Como consecuencia de este hecho, los tebanos se vieron en la necesidad de crear una nueva compilación con los textos necesarios para los rituales funerarios, que eran muy importantes. Una de las primeras colecciones de fórmulas, así como uno de los libros más conocidos del Antiguo Egipto, es el que conocemos como “El Libro de los muertos”, el cual data de la XVI Dinastía y procede del sarcófago de la reina Mentuhotep, esposa del rey Djehuty. Otro de los hechos importantes es que los grandes sarcófagos rectangulares fabricados con madera de cedro que se venían dando hasta este momento tuvieron que ser sustituidos porados por sarcófagos de forma humanoide, fabricados con madera de sicómoro pintada con un diseño de plumas. Los reyes que se encuentran a finales de la dinastía y sus funcionarios gastaron su creciente riqueza económica en los objetos con los que se enterraban, es decir, su ajuar funerario, más que en las tumbas propiamente dichas. Prueba de esto es que las tumbas decoradas son raras y a menudo se prefería apropiar y reutilizar tumbas antiguas.

Sarcófago con forma humanoide de la dinastía XVII egipcia, ubicado actualmente en el Museo del Louvre
Sarcófago con forma humanoide de la dinastía XVII egipcia, ubicado actualmente en el Museo del Louvre

1 Trackback / Pingback

  1. SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO II | Geografí...

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*