MONARQUÍA DE ISRAEL: BIBLIA vs. REALIDAD

Enlace a la primera parte de este artículo, los orígenes de Israel: Biblia vs. realidad

CRONOLOGÍA

Tras el final de la Edad del Bronce (grosso modo entre el 3100 y el 1200 a.C.), se inicia la Edad del Hierro, abarcando aproximadamente entre el 1150 y el 500 a.C. A su vez, está sub dividida en tres fases: la Edad del Hierro I (med. s.XII – med. s.XI a.C.), la Edad del Hierro II (med. s.XI – med. s.VIII a.C.), y la Edad del Hierro III (med. s.VIII a.C. – med. s. VI a.C.).

INTRODUCCIÓN

Según la historiografía israelita, en el periodo de los Jueces se dio la consolidación de Israel como entidad etnopolítica formada por una coalición de tribus en las tierras altas cisjordanas y parte de la meseta. Durante este periodo, se habría producido algunos procesos históricos: la lucha contra las ciudades-Estado cananeas y otras entidades políticas ascendentes, la aparición de magistraturas colegiadas o individuales temporales, los experimentos basados en tomar decisiones de forma no burocrática (es decir, siguiendo dictados de oráculos), y la progresiva formación del estado monárquico de forma que se implique al elemento tribal en un poder centralizado. Brevemente, hay que destacar que, contemporáneamente a esto, aparecen otras entidades nacionales, como los amonitas al este del curso medio del río Jordán, los moabitas al este del mar Muerto, o los edomitas más al sur.

Palestina en el siglo X (izquierda), en los siglos IX-VIII (centro), y en los siglos VII y VI a.C. (derecha)
Palestina en el siglo X (izquierda), en los siglos IX-VIII (centro), y en los siglos VII y VI a.C. (derecha)

EN TIEMPOS DE SAÚL

Según la historiografía israelita, el paso del relajado periodo tribal de los Jueces a la monarquía unida que recupera parte del sistema palatino está personificado en la figura de Saúl (en torno al año 1000 a.C.). Aunque su investidura fue similar a la de los Jueces porque se realizó por necesidades bélicas y por ser el elegido por designación divina y por aclamación popular, tiene un peso y unas implicaciones distintas. Veamos un poco el contexto para entender la causa histórica subyaciente: estamos en un momento en el que la coalición de tribus ya no tiene su razón de ser, el oponerse al orden establecido, ya que ella misma es ese orden. Por este motivo, la autoridad tiene que ganar consistencia, por lo que la solución va a ser que la historiografía se “invente” de forma idealizada el diálogo entre el profeta-juez Samuel y el pueblo para saber si es conveniente restaurar la monarquía, pero aspirando a un nuevo tipo de realeza: el rey como juez de su pueblo, como jefe en las guerras, y como expresión misma de su individualidad política.

Mapa aproximado de Palestina durante el reinado de Saúl
Mapa aproximado de Palestina durante el reinado de Saúl

Veamos la visión histórica. Desde la pequeña corte de Gabaa (una aldea de montaña), Saúl va a cosechar varios éxitos militares contra los amalecitas y amonitas en el este, y frente a los filisteos en el oeste, logrando que las tribus se unan en un organismo político sólido. Sin embargo, los filisteos organizan una contraofensiva que culmina en su victoria en la batalla de Gelboé, donde Saúl se suicida y hace que toda Palestina caiga en manos de los filisteos. Sin embargo, este dominio durará poco. Las tribus del norte (Israel) reconocieron como rey a Ish-Ba´al, hijo de Saúl, mientras que el sur (Judá) es el núcleo de un nuevo reino formado por David, probablemente en connivencia con los filisteos. Sin embargo, la situación cambia cuando muere Ish-Ba´al, ya que los ancianos de las tribus proponen a David que reine en todo Israel, coronándole en Hebrón. Los filisteos tienen una tardía e ineficaz respuesta y como consecuencia David los arrinconará en la costa, haciéndose con el control de las zonas de mayor presencia israelita.

Periodización general de la Historia antigua de Israel
Periodización general de la Historia antigua de Israel

EN TIEMPOS DE DAVID

A nivel histórico, el reinado del rey David (1000-960 a.C., aproximadamente) es un hito decisivo en el terreno institucional, ya que se vuelve a un Estado unificado territorialmente hablando, pero con dos diferencias. La primera es el tamaño, pues el Estado en tiempos de David abarcaba toda Palestina, y la segunda es la permanencia del carácter nacional. Este Estado se construye además gracias a una gran expansión militar: a los dos núcleos iniciales de Judá e Israel se suman la ciudad-Estado de Jerusalén, que conquista y convierte en capital, y varios territorios aledaños, como Edom, Moab y Amón. Además, David consiguió mantener a raya a los arameos del noreste y a los filisteos del suroeste. Ahora bien, fuera de este ámbito histórico, lo que nos dice la tradición historiográfica es una gran exageración, ya que habla de guarniciones en Damasco y homenajes provenientes del rey de Hama (a 200 km al norte de Damasco). De este modo, tendríamos un reino de David tan glorioso que llegaría desde la frontera con Egipto hasta el río Eúfrates, sobrepasando bastante los límites históricos reales. Si bien es cierto que estos horizontes son irreales, también es cierto que dentro de sus fronteras reales el reino de David se convirtió en una de las mayores potencias del área siropalestina del siglo X a.C.

Mapa aproximado de Palestina durante el reinado de David
Mapa aproximado de Palestina durante el reinado de David

EN TIEMPOS DE SALOMÓN

Como es lógico, pronto empezaron las construcciones de prestigio, la formación de un colectivo de funcionarios administrativos y una milicia mercenaria, y la vuelta a una situación anterior en la que el núcleo del Estado es el palacio y sus dependientes y el resto de la población es marginado de la política. Estos aspectos se acentúan con el reinado de Salomón (960-920 a.C., aproximadamente), hijo y sucesor de David, que sube al trono no por autoridad divina y popular, sino por encabezar un grupo de presión dentro de la corte que rivalizaba con los otros candidatos. En el momento del reinado de Salomón, el Estado creado por David entra en su fase de madurez, de tal modo que ya no son necesarias las guerras ni la política expansionista (de hecho, se pierden terrenos por el despertar político de Damasco). Ahora, las relaciones políticas se basan mayoritariamente en la diplomacia: se emparentan con Egipto para adquirir más prestigio, se asocian con los fenicios para potenciar su comercio, se potencia la ruta comercial con el sur de Arabia… En este contexto histórico se halla la visita de la reina de Saba a Jerusalén, la cual, más allá de los tintes casi novelescos que se le pretende dar, tiene un trasfondo comercial y diplomático que es real a nivel histórico.

Siria y Palestina en la primera mitad del primer milenio a.C.
Siria y Palestina en la primera mitad del primer milenio a.C.

Para terminar esta breve síntesis de la Historia detrás de estos reinados, veamos brevemente la realidad detrás del famoso Templo de Jerúsalen construido por Salomón. Como ya indiqué antes, las grandes obras públicas se habían iniciado con David, pero es con Salomón cuando reciben un gran impulso, concentrándose mayoritariamente en la capital, Jerusalén. Es ahí donde se construye un gran palacio real y un templo de Yahvé, que al principio era de dimensiones modestas y dependiente del palacio, ya que en la época salomónica el sacerdote era un dependiente del rey. Según la tradición historiográfica, los hechos poteriores harán que el templo sea el mayor construido jamás en el territorio, alcanzando una independencia y autoridad incluso superior a la del palacio real.  Sin embargo, esto es evidente que no pudo ser así, ya que Salomón no podía dedicar tan grandes recursos a un solo monumento en Jerusalén, teniendo que organizar todos los centros administrativos y militares descentralizados por todo el territorio. En conclusión, la organización financiera del palacio y el Estado (dividido en doce distritos fiscales, cada uno con sus almacenes, establos, fortificaciones…) impediría que se diera tanta preponderancia a un solo templo como el de Jerusalén, marginando económicamente al resto de regiones que pagaban exactamente las mismas contribuciones en bienes y trabajos al Estado.

Mapa de los doce distritos financieros del reinado de Salomón
Mapa de los doce distritos financieros del reinado de Salomón

Para ampliar la información aparecida en los dos artículos:

LIVERANI, M. (2012): El antiguo Oriente. Historia, sociedad y economía. Ed. Crítica, Barcelona, pp. 516-539.

LIVERANI, M. (2005): Más allá de la Biblia. Historia antigua de Israel. Ed. Crítica, Barcelona, pp. 93-123.

5 Comentarios

  1. La Historia me atrae, pero no estoy versada en nada, o sea que mis preguntas pueden parecer hasta demasiado secillas o tontas. Si David dominaba Siria (supongo con los Altos de Golán que eran sirios), éstos por lo tanto eran árabes y Dvid les arrebató sus tierras. Israel de nuevo ha vuelto a quedarse con dichos Altos que NO eran judios, sino árabes. Esta pregunta más omenos está relacionada con la que hice el día 7, por favor,me podrías dar una pequeña luz del porqué esas guerras actuales? Ya se que es dificil pues casi es meterme en política y ésta la odio. Gracias por aguntarme.

    • Hola Rosa, como ya hice la primera vez, muchas gracias por leer mi blog y este artículo. No importa si no estás versada en temas históricos, porque en este blog lo único que importa es que tengas interés y pasión por conocer y aprender la Historia. Este es un blog precisamente enfocado para un público objetivo como tú, que quiere aprender Historia de una forma sencilla, amena y atractiva sin renunciar a la rigurosidad y veracidad. Respecto a tu pregunta, podrás comprobar cómo en el artículo he puesto que el reino del David histórico (y no el bíblico) no llegaba a Siria. Según la Biblia, llegaba hasta Damasco, pero no hay ningún tipo de evidencia histórica o arqueológica que así lo confirme. El problema en esta región es que es el centro neurálgico de numerosas creencias religiosas que afirman individualmente que son la única y verdadera religión, por lo que los conflictos han sido numerosísimos y casi continuados sin interrupción a lo largo de la Historia. Es difícil imaginar qué soluciones pueden haber a estos grandes problemas, sobre todo teniendo en cuenta que la mejor de ellas (que puedan convivr en paz y tolerarse unos a otros, independientemente de la religión en la que creas) es la más utópica en el mundo actual en el que vivimos, para bien o para mal.

  2. Muchas gracias, se que el mundo siempre ha estado, está y estará bañado en guerras, no pretendia que me dieras, digamos una solución o una explicación clara, NO la hay. En el hombre pesa más la envida, el deseo de dominar y ser poderoso, nunca nos veremos libres de estas cadenas. Respeto todas las religiones y a las personas que verdaderamente creen en la que sea, yo me considero agnóstica, pero no puedo de dejar de maldecir las religiones que son base de muchos odios. De nuevo gracias y espero una nueva entrada, saludos,

  3. Exelente articulo los vengo siguiendo desd el primer dia..es algo bueno e interesante la historia de israel y una lastima q se lo trate tan poco..soy estudiante de historia y a liberani lo utilizo a menudo para el estudio de historia antigua..voy a estar atento al proximo articulo para seguir deleitando la bella historia de este pueblo´…saludos

1 Trackback / Pingback

  1. HISTORIA ANTIGUA DE PRÓXIMO ORIENTE AL COMPLETO | Historiae

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*