HISTORIA DE URARTU

A lo largo de las últimas entradas de Historia asiria he mencionado varias veces el nombre del reino de Urartu sin haberos explicado nada antes acerca de este Estado, cosa que en esta y la siguiente entrada se intentará remediar.

INTRODUCCIÓN

Durante la Edad del Bronce, tanto las tierras altas de lo que actualmente es Armenia, como la barrera montañosa formada por el este del Taurus y el norte de los Zagros, habían quedado bastante al margen de los acontecimientos históricos que se desarrollaban en el reino hitita, en Mitanni y en Asiria.

ORIGEN DE URARTU

Ya en la época del reino medio asirio (durante el reinado de Salmanassar I) aparece en unas pocas ocasiones la palabra “Uruatri” (la forma arcaica de la palabra “Urartu”) y con mayor frecuencia la palabra “Nairi”, usada para llamar a todas las formaciones políticas en las montañas del norte de Asiria. Es durante el reinado de Tiglat-pileser I cuando comienzan incursiones militares profundas en este territorio, tal y como está demostrado por las estelas que el rey dejó en el nacimiento del Tigris o al noroeste de la cuenca del lago Van. Esta situación se perpetúa durante los primeros siglos del I milenio a.C., hasta el reinado de Assurbanipal II. En esa primera Edad del Hierro, hay un primer florecimiento de ciudadelas amuralladas que llevan a cabo una gran explotación agrícola por el sistema de riego y la arboricultura. En los valles y sobre todo en las cuencas lacuestres de los lagos Van, Urmia y Sevan empiezan a formarse unas entidades políticas con reyes de nombres hurritas. A mediados del siglo IX a.C., estas entidades políticas disgregadas se unifican en el reino de Urartu.

El reino de Urartu y su evolución histórica
El reino de Urartu y su evolución histórica

LOS PRIMEROS REYES DE URARTU

El primer rey del que tenemos constancia es un tal Arame el urarteo (aprox. 858-844 a.C.), seguido de Sarduri I, ya como rey de Urartu (aprox. 844-832 a.C.). Por tanto, Urartu, que al principio no era más que una de las piezas del mosaico Nairi, domina ahora toda su región, estableciendo una capital política muy protegida en Tushpa, a orillas del lago Van. Además de esta capital, el rey Arame cuenta con otras importantes ciudades en su nuevo reino: Arzashkun o Sagunia, por ejemplo.

La hegemonía de Urartu se extiende luego de forma más amplia al oeste (hacia el Alto Éufrates), y al sureste (hacia la cuenca del lago Urmia). De este modo, mientras que el asirio Salmanassar I es capaz de internarse de lleno en el Estado urarteo de tiempos de Arame, en tiempos de Sarduri I solo va a poder rozar sus fronteras meridionales. Hay que destacar que la influencia asiria sobre el naciente reino urarteo es muy evidente en cosas como la arquitectura, los títulos reales, las primeras inscripciones reales o la propia organización del Estado (sobre todo la administración o el Ejército). Aprovechando la relativa debilidad de Asiria, el reino de Urartu gana en solidez y extiende su hegemonía a todas las tierras altas armenias entre el 830 y el 740 a.C. Con Ishpuini (832-810 a.C., aprox.) y Menua (810-786 a.C., aprox.) se realizan inscripciones reales ya propiamente urarteas, a pesar de que todavía permanece el eco de la influencia asiria. Durante el reinado de Menua hay una intensa actividad urbanística, dirigida principalmente a las ciudades regias amurallada, a las fortalezas para defender desfiladeros y valles, y a los trabajos de canalización.

Estado actual de la puerta sur de Tushpa, capital de Urartu
Estado actual de la puerta sur de Tushpa, capital de Urartu

La expansión territorial tiene ahora una dirección oeste-este: al oeste Urartu asegura su control sobre Alzi y Malatya, mientras que al este se asegura su control sobre la cuenca del lago Urmia y el alto río Zab. También es importante la expansión hacia el norte, hacia las tierras más allá del Cáucaso, que hasta ahora no habían conocido ninguna forma de organización estatal. Además, al norte del monte Ararat empieza la “colonización” urartea del valle del Araxes y de la cuenca del lago Sevan. Sin embargo, va a ser con el rey Argishti I (786-764 a.C., aprox.) cuando la expansión urartea llega a su punto culminante, conociendo al detalle sus expediciones militares gracias a los anales del rey. A través de esas fuentes podemos saber que los máximos esfuerzos se ponen en el norte, incluyendo dentro del reino de Urartu las comarcas caucásicas de Diauekhi, Eriakhi, Etiuni y Kikhuni, que hasta ahora no habían conocido el Estado.

Dibujo de un disco de bronce urarteo con escenas de guerra
Dibujo de un disco de bronce urarteo con escenas de guerra

REINADOS DE SARDURI II Y RUSA I

La misma política de Argishti es seguida por Sarduri II (764-734 a.C., aprox.), del que hemos hablado brevemente en anteriores entradas. A diferencia de los anteriores reyes, Sarduri II se atreve a tocar los más directos intereses asirios: los reinos neohititas de Malatya y Kummukh son derrotados y sometidos, estableciendo una alianza anti asiria con los reinos de Arpad y Gurgum. Después de lo visto anteriormente, Urartu deberá adaptar su política externa a la presencia de un imperio neoasirio agresivo y dotado de unos superiores recursos económicos y humanos. Su sucesor, Rusa I (734-714 a.C.), es un usurpador y un reformador religioso, además de un hábil gobernante que trata de recuperar terreno frente a Asiria, buscando alianzas más amplias.

Estela con los anales de Sarduri II de Urartu
Estela con los anales de Sarduri II de Urartu

EL FINAL DE URARTU

Puesto que carecemos de anales urarteos y de las detalladas informaciones asirias para el intervalo de tiempo comprendido entre la muerte de Rusa I y el fin del reino de Urartu, se suele considerar que es un periodo de retroceso y de crisis para Urartu. Sin embargo, las relaciones con Asiria contradicen esto: la tensión en las fronteras sur y oeste disminuye, pero cuando el rey asirio Assarhaddon castiga ferozamente al reino tapón de Shubria, se muestra respetuoso con Urartu. También bajo el reinado de Assurbanipal Urartu goza de un estatus de igualdad. Paralelamente, los reyes urarteos Argishti II y Rusa II (714-640 a.C.) están activamente ocupados en sus fronteras del norte y del este. Teniendo en cuenta el contexto político que están viviendo, Urartu y Asiria es probable que actúen de mutuo acuerdo para no molestarse entre ellos.

Relieve del rey neoasirio Assurbanipal, conservado en el Museo Británico
Relieve del rey neoasirio Assurbanipal, conservado en el Museo Británico

Sin embargo, el más extenso y poderoso de los dos reinos, Asiria, será el primero en caer bajo los golpes unidos de los caldeos y los medos. En el año 608 a.C. (con Asiria ya destuida), Nabopolassar lleva a cabo una incursión contra Urartu, aunque no lo destruye. Sea como sea, Urartu sigue en pie entre finales del siglo VII y comienzos del VI a.C. No poseemos documentación acerca de su caída, en el 590 a.C., a manos de pueblos iranios. La eliminación del reino de Urartu benefició a los medos, quienes ya desde el año 610 a.C. (año de la caída de Asiria) controlaban la Alta Mesopotamia y el norte de los Montes Zagros. Finalmente, una vez unido al reino de Media, Urartu se convertirá automáticamente en una satrapía más del Imperio de los aqueménidas, pero ya con el nombre de Armenia.

Sarduri II en una de las imágenes de uno de sus cascos
Sarduri II en una de las imágenes de uno de sus cascos

Para más información:

Perfil de Facebook del blog

Perfil de Twitter del blog

Canal de Youtube del blog

1 Trackback / Pingback

  1. HISTORIA ANTIGUA DE PRÓXIMO ORIENTE AL COMPLETO | Historiae

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.