LA CIVILIZACIÓN MINOICA (II)

INTRODUCCIÓN

La civilización minoica fue una cultura que se desarrolló en la isla de Creta en la primera mitad del II milenio a.C. En la anterior entrada os conté muy brevemente cómo fue el descubrimiento arqueológico de ésta y otras civilizaciones egeas de la época, así como el origen y funcionamiento de su sistema económico. En esta segunda y última parte os hablaré de la otra cara fundamental del mundo minoico, la sociedad y la cultura.

Mapa de la isla de Creta durante la civilización minoica
Mapa de la isla de Creta durante la civilización minoica

LA SOCIEDAD MINOICA

La sociedad minoica no era igualitaria, ni mucho menos. Tal y como se puede conocer gracias a las investigaciones arqueológicas en los distintos palacios, había grandes diferencias tanto en los niveles y modos de vida como en la condición social. Por debajo de la familia real y la nobleza, se han encontrado en las ciudades fuera de los palacios viviendas de hasta tres pisos, habitadas por un estrato social de familias privilegiadas probablemente muy pequeño, perteneciente quizás al mundo administrativo o comercial. El problema se presenta cuando bajamos de ahí en la escala social, ya que los miles y miles de labradores y artesanos del pueblo llano han dejado muy poca huella en el registro arqueológico minoico. Basándonos en lo poco que sabemos, podríamos decir que vivían en casas pequeñas y poco amuebladas, agrupadas en pequeñas aldeas, y que eran enterrados en tumbas sencillas con escasos ajuares funerarios. Por encima de todos en la escala social estaba el rey, la encarnación del reino, el comandante supremo en la guerra, el mayor legislador y juez, y el representante del país y el pueblo ante los dioses. Una diferencia a destacar entre los reyes minoicos y los reyes mesopotámicos, por ejemplo, es que en la Creta minoica no existieron los grandes templos construidos en los Estados del Oriente Próximo, ya que probablemente los propios palacios eran el centro religioso de cada ciudad-reino.

Reconstrucción del aspecto que tendría el palacio de Cnosos
Reconstrucción del aspecto que tendría el palacio de Cnosos

Si el rey era lo más alto de la escala social, lo más bajo era la esclavitud, situada a un nivel socioeconómico por debajo de los labradores, artesanos y servidores del palacio. La característica principal de este sistema esclavista es que los esclavos no eran considerados personas, sino propiedades, por lo que carecían de hasta las más mínimas protecciones de cara a su explotación o utilización arbitraria. Al igual que en otras sociedades del mundo antiguo, la gran mayoría de estos esclavos eran prisioneros de guerra, por lo que era fácil aislarlos de cara a la sociedad. Sin embargo, particularmente en el mundo minoico, la mayoría de los esclavos eran de los palacios.

El fresco de los delfines, del palacio de Cnosos
El fresco de los delfines, del palacio de Cnosos

LA CULTURA MINOICA

Debido a las estrechas relaciones comerciales mantenidas con Egipto y Próximo Oriente, la influencia de estas civilizaciones más desarrolladas y antiguas llegó al mundo minoico, sobre todo en cuanto a técnicas y estilos artísticos, aunque sin contagiar demasiado las singularidades del arte minoico. Mientras que en el mundo próximo oriental la principal función del arte palacial era glorificar a la familia real, en el arte de los palacios minoicos no existen escenas que muestren al rey como un gran guerrero conquistador o como un gobernante muy poderoso. Por el contrario, los motivos pictóricos de los palacios se centran en la naturaleza, ya que su objetivo era hacer del palacio un lugar lleno de belleza y serenidad. Sin duda alguna, el mayor ejemplo de la arquitectura minoica es el palacio de Cnosos, el que se conserva en la actualidad. Por lo que se sabe, estaba construido con piedra, adobes y reforzamientos de vigas de madera, ocupaba casi 13000 metros cuadrados, y tenía casi 300 habitaciones distribuidas entre dos o tres pisos. Este complejo entramado de estancias contaba con numerosos balcones, logias, pequeños patios de luces que iluminaban y ventilaban el interior, y un sistema de tuberías y alcantarillas que suministraba agua corriente y permitía la eliminación de residuos.

El salto del toro, pintura del palacio minoico de Cnosos
El salto del toro, pintura del palacio minoico de Cnosos

En lo referente a la pintura minoica, cabe decir que no se quedaba atrás con respecto a la arquitectura. Si bien, por ejemplo, la pintura egipcia destacaba por su gran detallismo, la cretense sabía expresar muy bien la sensación de movimiento y vida, rasgo que se extiende para la cerámica, la orfebrería y la metalurgia. En los frescos y estatuas que nos han llegado se puede observar la representación (ya sea más idealizada o más realista) de las más ricas y poderosas personas de la isla: mientras que los hombres van afeitados y visten solo una especie de falda corta, las mujeres llevan faldas de volantes y corpiños con mangas ceñidos al cuerpo, y los pechos al descubierto. Además, tanto hombres como mujeres llevan el pelo largo, rizado, y brazaletes y collares de oro.

Una de las cámaras reales del palacio de Cnosos
Una de las cámaras reales del palacio de Cnosos

BIBLIOGRAFÍA

BARCELÓ, P. (2001): Breve historia de Grecia y Roma. Alianza, Madrid.

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

2 Comentarios

  1. HOLA, ME GUSTA ESTA PUBLICACIÓN, LA HE LEIDO Y APARTE DE HABER APRENDIDO ME HE DIVERTIDO, POR TAL MOTIVO LES DOY LAS MAS CUMPLIDAS GRACIAS A TODOS Y TODAS LAS PERSONAS QUE INTERVIENEN EN ESTA BELLA HISTORIA. GRACIAS.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*