LA EDAD OSCURA DE LA ANTIGUA GRECIA

INTRODUCCIÓN

Hacia el 1150-1100 a.C., los centros palaciegos de la espléndida civilización micénica estaban en ruinas o deshabitados, del mismo modo que con muchas de las grandes ciudades y aldeas de panorama estatal. Más que pérdidas humanas, estamos hablando de muy grandes y permanentes pérdidas culturales, que afectarían a la Historia antigua griega durante los cuatro siglos siguientes. Por poner algunos ejemplos, durante esta época no se construyó en Grecia ningún edificio monumental de piedra, el arte de la escritura se olvidó, el aprovisionamiento de bronce y otros metales cayó hasta su mínima expresión, y no se volvió a producir objetos y joyas de oro, plata o marfil hasta doscientos años después. Del mismo modo, se produjo una gran sequía en cuanto a fuentes de conocimientos se refiere, tanto escritas como materiales, lo que hace que esta etapa adopte ese nombre, la “edad oscura”.

El mundo micénico en el siglo XIII aC
El mundo micénico en el siglo XIII a.C.

Sin embargo, no todo lo que sucedió en la Edad Oscura griega fue negativo. Esos siglos de oscuridad posibilitaron el surgimiento de una nueva Grecia, totalmente distinta tanto de la antigua como de los demás sociedades estatales del Mediterráneo. Tras la destrucción de los palacios-Estado, surgieron modelos sociopolíticos nuevos que abrieron la puerta al gobierno estatal que predominaría durante los siglos siguientes y el conocido por todos, la polis o ciudad-Estado griega, surgida en el siglo VIII a.C. A nivel cronológico, la Edad Oscura griega se divide en dos periodos: una primera mitad (1150-900 a.C., aprox.) en la que Grecia fue víctima frecuente de invasiones y movimientos de población, aunque se ven algunas pruebas de la paulatina recuperación y evolución material, y una segunda mitad (900-750 a.C., aprox.) en la que se va produciendo una lenta aceleración del progreso que sienta las bases del renacimiento cultural del siglo VIII a.C.

Armadura micénica de Dendra, de mediados del II milenio a.C.
Armadura micénica de Dendra, de mediados del II milenio a.C.

FUENTES DE CONOCIMIENTO DE LA EDAD OSCURA

Durante la primera mitad de la Edad Oscura griega, las abundantes y ricas fuentes de conocimiento materiales del Bronce Reciente prácticamente desaparecen, siendo todavía relativamente escasos hasta el siglo VIII a.C. Por otro lado, una de las fuentes de información escritas más famosas de esta etapa son los poemas homéricos, la Iliada y la Odisea (escritos se cree que en torno a la segunda mitad del siglo VIII a.C.). Como ya he avanzado en anteriores entradas, estos poemas, aunque narran supuestos hechos acontecidos en los días gloriosos del mundo micénico, no describen fielmente la sociedad de esa época, sino que se acercan más al trasfondo social de la Edad Oscura. Aunque el debate sobre la fiabilidad histórica de los poemas homéricos está aun lejos de acabar, por lo general se está pensando que esa sociedad a la que se refiere Homero podría estar ubicada entre finales del siglo IX y comienzos del siglo VIII a.C. Por otro lado, otra fuente importante son los dos poemas de Hesíodo, la TeogoníaLos trabajos y los días, ya que ofrecen abundante información sobre la vida y el pensamiento griego contemporáneo a su composición, en torno al 700 a.C. De ese modo, mientras que el primero nos presenta un panorama general de las primitivas creencias religiosas griegas, el segundo refleja las relaciones socioeconómicas establecidas de la época.

Esquema de las fuentes de conocimiento de la Edad Oscura griega
Esquema de las fuentes de conocimiento de la Edad Oscura griega (Universidad de Cantabria)

LA PRIMERA MITAD DE LA EDAD OSCURA (1150-900 a.C., aprox.)

Como ya os decía en la introducción, la ausencia casi total de objetos caros de artesanía es una de las pruebas más evidentes de la decadencia de la civilización griega a partir del siglo XII a.C. Sin embargo, que se dejaran de producir objetos caros no significa que los más modestos, como la cerámica pintada, dejaran de producirse, lo que nos ha servido para conocer un poco el curso de este periodo. De hecho, ya que es la principal guía cultural, los subperiodos de la Historia de la Edad Oscura van a recibir el mismo nombre que la cerámica producida en ese momento. De ese modo, podemos decir que el punto de máxima decadencia griega es entre el 1125 y el 1050, en el periodo de la cerámica submicénica, que todavía tiene caracteres claramente micénicos aunque de calidad muy inferior. Esta producción cerámica submicénica cuenta con un barro muy poco preparado, materia prima para unas vasijas más pequeñas, peor modeladas y poco cocidas, y con motivos decorativos tradicionales, pero torpes e irregulares. Y sin embargo, estas producciones cerámicas suponen el principal tesoro de las tumbas submicénicas que se han hallado. Como ya os podéis imaginar, el que la riqueza de los ajuares funerarios (por lo general, ya que siempre hay excepciones) fuera tan baja nos está dando una idea de la depresión económica y cultural por la que está pasando la sociedad griega.

Ejemplo de pieza submicénica de la Edad Oscura
Ejemplo de pieza submicénica de la Edad Oscura

Otra consecuencia fundamental del desmoronamiento del mundo micénico fueron los drásticos descensos en los niveles poblacionales, de tal manera que la población de la Grecia de finales del siglo XI era la más baja que había existido en mil años, disminuyéndose hasta un 90% en determinadas zonas. Es muy complicado para los historiadores comprender las causas de este radical descenso de la población, aunque lo que se cree es que podría deberse a una serie de factores: la influencia del hundimiento de la economía sobre el funcionamiento de la sociedad o la inseguridad provocada por los grandes movimientos de población, dos factores que se retroalimentaban.

En cuanto a la política se refiere, es más que evidente que desapareció la organización centralizada de los palacios micénicos, incluyendo al poderoso wanax y su cuerpo de funcionarios. El olvido de este sistema fue tal que, al cabo de unas cuantas generaciones, la sociedad solo tendría el recuerdo de unos legendarios caudillos guerreros que habrían gobernado unos grandes y prósperos reinos de forma infinitamente mejor que sus descendientes en el cargo. No obstante, el que cayera este sistema político no implicó que Grecia volviera a estados primitivos de la política, puesto que los más importantes aspectos de las vidas familiares y aldeanas continuaron tal cual de forma ininterrumpida. Esto se traduce, por ejemplo, en que los griegos siguieron cultivando trigo, cebada, aceitunas, higos y uvas, fabricando vino y queso, curtiendo pieles, esquilando, hilando y tejiendo lana y lino, y produciendo cerámica, tejidos, objetos de hierro y madera… A pesar de ello, sabemos casi con plena seguridad que desapareció la demanda de incrustaciones de metal, de pasta de vidrio azul, de pinturas al fresco, o de la mismísima escritura.

Reconstrucción ideal de una casa prototípica de la Edad Oscura griega (Sarah Pomeroy)
Reconstrucción ideal de una casa prototípica de la Edad Oscura griega (Sarah Pomeroy)

BIBLIOGRAFÍA

BARCELÓ, P. (2001): Breve historia de Grecia y Roma. Alianza, Madrid.

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

4 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*