EL ARTE DE LA GRECIA ARCAICA

Introducción

La Época Arcaica es una fase cronológica de la Historia de la Antigua Grecia que se extiende aproximadamente entre el 750 y el 490 a.C., y que supone el momento decisivo de formación de los grandes logros alcanzados por la civilización griega a nivel político, cultural e intelectual en los siglos posteriores. Obviamente, no todo fue prosperidad y desarrollo en la Época Arcaica, ya que las guerras, no solo de unas ciudades-Estado con otras sino también en el seno interno de las mismas, se hicieron cada vez más frecuentes. No obstante, a nivel general podemos decir que la Época Arcaica de la Antigua Grecia fue un periodo en el que los ciudadanos vivían juntos en un estado de relativa paz, armonía y prosperidad.

Reconstrucción de cómo sería la ciudad de Esmirna en el siglo VIII a.C.

La cerámica de la Grecia Arcaica

La Grecia de la Época Arcaica vivió una explosión cultural y creativa como ninguna otra en toda la Historia antigua, abarcando no solo el Arte, sino la literatura, la filosofía o la ciencia. Como se venía haciendo hasta este momento, la fuente de conocimiento más abundante y fiable para estudiar la evolución artística es la cerámica. Las tendencias orientalizantes (es decir, de influencia oriental) que se observaban en el siglo VIII a.C. llegaron a su máxima expresión en el siglo VII a.C., de tal modo que los motivos decorativos florales o los frisos de animales reales o fantásticos sustituyeron a las decoraciones geométricas. Cabe destacar que, con el desarrollo de la ciudad-Estado, las diferencias artísticas entre las diversas polis se hicieron cada vez más notables, ya que cada una desarrollaba su propia tendencia, siendo los corintios los más abiertos a adoptar las tendencias orientales.

Durante el gobierno del tirano Cípselo (aprox. 657-627 a.C.), Corinto se convirtió en el mayor centro comercial de toda Grecia al dominar el mercado de la cerámica pintada. Una de sus mayores innovaciones fue inventar una técnica nueva, llamada “cerámica de figuras negras”, que les permitía reproducir hasta los detalles más diminutos. Para ello, el artista pintaba primero la silueta en negro sobre el fondo rojizo de la arcilla, y a continuación, con un punzón afilado marcaba los detalles anatómicos y decorativos, rellenándolos con pintura blanca o roja. Como suele suceder en todo, la enorme popularidad de esta técnica propició una producción masiva que conllevó una calidad inferior por cada pieza, repitiéndose los motivos decorativos de forma monótona y descuidada.

Pieza cerámica de figuras negras de finales del siglo VI a.C.

Hacia el último tercio del siglo VI a.C., los atenienses invirtieron la técnica corintia para inventar la cerámica “figuras rojas”, en la que el artista dibujaba primero el contorno de las figuras y luego pintaba el fondo de negro, de modo que la figura quedaba plasmada en el color rojizo propio de la arcilla, y los detalles en negro se pintaban con un pincel fino. La ventaja de esta técnica es que permitía una reproducción masiva de mayor calidad de detalles que la de las cerámicas de figuras negras. En cuanto a las temáticas de representación, durante los siglos VII y VI a.C. sobresalen los episodios de mitología y de las leyendas heroicas, aunque a partir del final del VI a.C. se añadieron escenas de la vida cotidiana, sobre todo relacionadas con las actividades de los varones jóvenes de clase alta. Por este motivo, nos encontramos muchas escenas de atletismo, equitación, fiestas y bebidas, escenas de academias, clases de música, cortejos… Las mujeres también aparecen representadas, aunque siempre con menos frecuencia y en calidad de criadas, flautistas o de damas de la alta sociedad.

Pieza cerámica de figuras rojas de temática mitológica

La pintura y la escultura de la Grecia Arcaica

La pintura de la Grecia Arcaica se basó en la representación de temas mitológicos y patrióticos de gran tamaño en las paredes de los templos y otros edificios públicos de la ciudad-Estado. Aunque desgraciadamente casi todas las pinturas de la Grecia Arcaica se hayan perdido, los artistas que las realizaron han trascendido en la Historia, siendo recordados sus nombre durante muchos siglos. Sin embargo, no fue la pintura, sino la escultura, la manifestación artística que más fama interestatal dio a los griegos. Este género, de innovación de la época arcaica, se basó en la escultura monumental de tamaño natural o mayor en materiales como mármol y bronce. Estas estatuas de bronce de grandes dimensiones habían empezado a producirse en el siglo VI a.C., pero no fue hasta el V a.C. cuando se hicieron habituales, superando a partir de ese momento el número de las realizadas en otros tipos de piedra como el mármol, que habían aparecido en el siglo VII a.C.

Estatua Kouros de la época arcaica griega

A lo largo de toda la Historia griega tenemos que distinguir dos tipos de estatuas: las del kouros, es decir, el “hombre joven” desnudo, y la kore, es decir, la “doncella” vestida. Fijándonos solo en la época arcaica, podemos decir que las esculturas, al tomar su inspiración de las realizadas en Egipto, se caracterizaban por una gran rigidez, con los brazos apretados a ambos lados del cuerpo y un pie adelantado. No obstante, con el paso del tiempo fueron haciéndose más dinámicas y realistas, contando con una mayor precisión de los detalles del cuerpo y unas mejores proporciones. Hay que decir también que ambos tipos de estatuas eran mandadas a erigir por las familias ricas con dos objetivos: servir como monumento funerario o servir como ofrenda para los santuarios de los dioses. Finalmente, otro género de escultura arcaica fue el de los relieves tallados en los frontones de forma triangular y en los entablamentos de los templos. Estos relieves, que representaban escenas mitológicas, fueron realizando cada vez con una mayor perfección y dinamismo la figura en movimiento o llevando a cabo alguna acción.

Estatua Kore arcaica de finales del siglo VI a.C.

Bibliografía

BARCELÓ, P. (2001): Breve historia de Grecia y Roma. Alianza, Madrid.

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

1 Trackback / Pingback

  1. Greek Art - AbuTair.net

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*