Crítica de “La caza del Octubre Rojo”

Sean Connery, Alec Baldwin y Scott Glenn en una de las escenas de la película
Sean Connery, Alec Baldwin y Scott Glenn en una de las escenas de la película

Fragmento de un artículo (“La caza del Octubre Rojo“) publicado en el blog “Un barco de película” el día 08/08/2017. Puedes acceder al artículo completo a través de este enlace.

Introducción

“La caza del Octubre Rojo” fue estrenada en España en 1990, dirigida por John McTiernan e interpretada por Sean Connery, Alec Baldwin, Scott Glenn, Sam Neil, James Earl Jones y Stellan Skarsgård. Está basada en una novela de Tom Clancy. Trata en líneas generales de la casi total oficialidad de un submarino soviético que desea desertar a los Estados Unidos. Para lograr su objetivo, su comandante, el capitán Markos Raimius, crea una historia para el Kremlin y un discurso incendiario para alentar a su tripulación con la intención de lanzar sus misiles nucleares y destruir por completo a su enemigo, los Estados Unidos. A partir de ahí empieza una carrera por parte de ambas potencias para capturar o destruir al Octubre Rojo.

Sean Connery, Alec Baldwin y Scott Glenn en una de las escenas de "La caza del Octubre Rojo"
Sean Connery, Alec Baldwin y Scott Glenn en una de las escenas de la película

El Octubre Rojo de la película

Las particularidades del submarino

El ficticio Octubre Rojo era un submarino a propulsión nuclear lanza misiles balísticos de la clase Typhoon. Pesaba unas 48.000 toneladas en inmersión y tenía una característica peculiar: la propulsión magneto hidrodinámica que lo hacía invisible a los sistemas de detección por hidrófonos. Este novedoso sistema de propulsión sin ningún tipo de engranaje o piezas en rotación utiliza potentes campos magnéticos para hacer circular el agua a través de unos conductos para de esta manera acelerarla y crear propulsión, como un sistema oruga. El Octubre Rojo además disponía de dos hélices para navegar de manera más convencional.

En la realidad este sistema requiere de mucha energía para obtener buenos resultados. En 1990, el buque experimental japonés Yamato 1 de Mitsubishi Heavy Industries, con este mismo sistema de propulsión, tan solo alcanzó 8 nudos de velocidad (15 Km/h). Evidentemente, no se acerca ni de lejos a la efectividad del Octubre Rojo en la película. Para filmar la película y ante la imposibilidad de disponer de un submarino de esta clase para el rodaje, el equipo de producción tuvo que improvisar la construcción de uno casi a tamaño real para las tomas en exteriores, además de un puente de mando ficticio en el plató de rodaje.

El submarino Octubre Rojo
El submarino Octubre Rojo

Potencia de fuego del Octubre Rojo

El submarino utilizado como modelo en la película pertenece al proyecto 941 o Akula según denominación soviética, para la OTAN clase Typhoon. Tiene un desplazamiento máximo de 48.000 toneladas a plena carga y una eslora de 175 metros, casi como un portaaviones de la Segunda Guerra Mundial. También es a propulsión nuclear, con dos reactores OK-650 con combustible de uranio-235. Su armamento principal son sus 20 misiles nucleares del tipo R-39 Rif o SS-NX-20 Sturgeon según denominación OTAN, con un alcance de 8.300 kilómetros y una cabeza nuclear de 100 a 200 kilotones cada misil. Dispone también de 6 tubos lanza torpedos de 533 mm. y posibilidad de lanzar misiles de crucero RPK-2 Viyuga o Starfish según OTAN. Se construyeron siete unidades de las que cuatro han sido desguazados, dos permanecen en la reserva del la flota del norte y uno resta en servicio.

La Historia detrás de la película

Para escribir el libro en el que se basó la película, Tom Clancy se basó en un par de casos similares en la Armada soviética. El primero se desarrolló en 1961 cuando el comandante Jonas Pleškys, al mando del buque de apoyo a submarinos Smolnyj 136, desertó navegando desde Klaipeda en Lituania hasta Gotland en Suecia. Fue eludiendo todas las redes de control marítimo soviéticos no exento de peligros.

Fotografía de Jonas Pleškys
Fotografía de Jonas Pleškys

A su paso cerca del puerto de Liepaja, en Letonia, el faro estuvo a punto de delatarlos. Sin embargo, por un golpe de suerte, ese día el faro estaba estropeado, por lo que pasó sin ser detectado. Cuando la costa de Suecia se hizo visible, el comisario político exigió una explicación. Ésta fue eludida por la rápida acción de Pleškys al activar la alarma del buque aduciendo problemas con el sistema de navegación. Le argumentó al comisario político que debía bajar a tierra para conocer su autentica ubicación. Sabía que el comisario no dejaría que hiciera eso y utilizó su capacidad de mando diciendo que “él asumía toda la responsabilidad y que sólo se aplicaban sus ordenes”.

El comisario político accedió a que Pleškys fuera a la costa en un bote, acompañado de un marinero armado. Éste tenía la orden de disparar si Pleškys intentaba algo extraño. Al llegar a la costa Jonas Pleškys consiguió huir tierra adentro y se desconoce el destino del marinero que lo acompañaba. Pleškys fue buscado por el Kremlin durante más de treinta años, pero la CIA puso todo su esfuerzo en que no lo encontraran nunca. Y así fue, Jonas Pleškys murió en California en 1993.

Cartel de la película La caza del Octubre Rojo
Cartel de la película La caza del Octubre Rojo

Fragmento de un artículo (“La caza del Octubre Rojo“) publicado en el blog “Un barco de película” el día 08/08/2017. Puedes acceder al artículo completo a través de este enlace.

Para saber más

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.