Introducción a la Historia antigua de la India

Ruinas de Harappa
Ruinas de Harappa

Artículo sobre la Historia antigua de la India escrito por Fernan Bujedo Villalba, licenciado en Historia.

Introducción a la Historia antigua de la India

Al igual que en otra entrada que escribí sobre la antigua China, la India es otro territorio cuya Historia es bastante desconocida para el público occidental en general. Situada en la Asia central, este subcontinente vivió períodos muy convulsos a lo largo del tiempo, y no fue, casi en ningún momento, unificada bajo un único poder. Esta particularidad hace que la descripción siguiente sea general y que solamente nos fijemos en las principales culturas y procesos históricos que se dieron durante la Antigüedad.

Como suele ocurrir al describir una civilización extraeuropea, los términos y las estructuras mentales que se utilizan para ello son más bien una adaptación convencional para facilitar la comprensión, por lo que hay que ser cautos con ellos, aunque, a grandes rasgos, sea viable su utilización.

Ruinas de Harappa, una de las ciudades más importantes de la Historia antigua de la India
Ruinas de la ciudad de Harappa

La cultura del Valle del Indo: Harappa y Mohenjo-Daro

La cultura del Valle del Indo fue la primera civilización que surgió en la India. El río Indo fue el encargado —como pasaba con el Nilo en Egipto, con el Tigris y el Éufrates en Mesopotamia y con el Yangtsé y el Huang He en China— de dar a luz una cultura urbana que permitió el crecimiento del comercio y los intercambios culturales entre distintas ciudades-estado que se desarrollaron a lo largo de sus riberas.

La cultura del Valle del Indo se extendió en el tiempo entre el 3300 y el 1300 a.C., aproximadamente. Para hacernos una idea, durante su permanencia es coetánea a las grandes dinastías faraónicas de Egipto, los distintos gobernantes de Mesopotamia como Sargón de Akkad o Hammurabi, las civilizaciones cretense y micénica en Grecia o la dinastía mítica Hsia en China.

Ruinas de la ciudad de Mohenjo Daro
Ruinas de la ciudad de Mohenjo Daro

Aunque las dos ciudades más famosas de esta cultura son Harappa y Mohenjo-Daro, hubo muchas más como Merhgarh, Lothal, Amri o Surkotada. Al igual que otras culturas, su subsistencia era de base agraria. Cultivaban cereales como el trigo y la cebada, la ganadería era bovina y contaban con el uso del elefante. Su comercio fue muy rico y variado, mercadeando con minerales como el oro, el lapislázuli, el cobre y el estaño. Este comercio no sólo era a nivel local o regional, sino que llegaban a hacer transacciones con las culturas mesopotámicas, ya que se han encontrado sellos de la India con su correspondiente iconografía en las ciudades-estado de Mesopotamia.

Por otro lado, las ciudades eran construidas con un urbanismo organizado. Sus áreas especializadas estaban distinguidas unas de otras, con una red de canalizaciones para el transporte de agua y el saneamiento. Todo esto permitió un buen nivel de vida a sus pobladores, cosa que se truncó cuando esta cultura colapsó y cuyas causas no están del todo claras.

Mapa de la cultura del Valle del Indo
Mapa de la cultura del Valle del Indo

Los vedas y el periodo védico

Durante mucho tiempo, la historiografía ha mantenido que hubo una serie de invasiones de pueblos indoeuropeos a mediados del segundo milenio a.C. —entre el 1500 y el 600— en las que los nuevos pobladores desplazaron a las antiguas poblaciones e impusieron su cultura y lengua y se extendieron a través del Indo y del Ganges. Hoy en día, esta visión ha sido negada casi totalmente. Es indudable que las distintas migraciones de pueblos a lo largo del tiempo tejieron una nueva realidad, pero más bien fue una mezcla cultural más que una superposición y una invasión militar.

El fruto de esto fue la aparición de los elementos que se consideran clásicos en la producción cultural india: los vedas, que son himnos religiosos. Estos escritos fueron producidos en sánscrito y algunos de ellos como el Rigveda, el Ayurveda y el Samaveda son de las obras más antiguas de esta parte del mundo. La cronología de su datación, no obstante, ha calibrado que no eran tan antiguas como se creía, pero podemos considerarlas coetáneas a producciones como la Ilíada y la Odisea.

Sellos conservados hallados en la ciudad de Harappa
Sellos conservados hallados en la ciudad de Harappa

Por otro lado, aparecen las castas en esta época, dividiéndose la sociedad en brahmanes (sacerdotes), ksatriyas (guerreros), vaisia (campesinos), sudras (siervos) y parias. Durante este período, surgen distintos reinos y ciudades independientesMahajanapadas— a lo largo del curso del Ganges, que serán el germen de las posteriores dinastías que gobernarán la India con mayor o menor fortuna. Surgen las ciudades y capitales reales como Baranasi y Pataliputra, muy importantes en el posterior devenir de los acontecimientos.

El contacto con Occidente

A partir del 512 a.C., el Imperio persa conquista parte del territorio bañado con el Indo y sitúa su satrapía más oriental —Sind o Hindush—. Una curiosidad, el nombre de “India” proviene precisamente del Indo y solamente se refirió así al territorio bañado por este río, desplazándose con el tiempo esta denominación al resto del subcontinente. Durante este tiempo, los distintos reinos y ciudades establecidos en la llanura del Ganges comerciaban entre sí y con los otros territorios como el Imperio persa. En uno de estos reinos nacerá Gautama Buda alrededor de principios del siglo V a.C., aunque tradicionalmente se ha establecido que había sido en el VI, pero la investigación ha rebajado la cronología.

La India a finales del período védico
Mapa de la India a finales del período védico

Durante el establecimiento de Persia, decimos que se abre el comercio con Occidente a un nuevo nivel. Es ahora cuando la India llega a oídos de los griegos y empiezan a formarse leyendas sobre sus posibles infinitas riquezas y exóticos productos. Estas ideas formarán parte del imaginario de Alejandro Magno cuando se lance a conquistar el Imperio persa y llegue hasta sus confines, no conquistando más allá debido al cansancio del ejército. Sin embargo, la semilla estaba plantada y dará lugar a un rico mundo multicultural que ya no se extinguirá, pues surgirá una mezcla cultural asombrosa que dará magníficas obras de arte como el arte grecobúdico de Gandhara.

Las dinastías indias

Después de la muerte de Alejandro Magno, el Imperio seléucida hereda esta parte del mundo, aunque no duró mucho tiempo ya que sus gobernantes tenían la vista puesta en Occidente. Es ahora cuando se potenciarán dinastías que traten de centralizar el poder a través de las cuencas del Ganges y el Indo.

La dinastía Maurya fue fundada por Chandragupta y duró desde el 321 al 185 a.C. Chandragupta fue su impulsor salido de derrocar a la dinastía Nanda, a la sazón el principal poder de aquella época. Su nieto Asoka —272 a 231 a.C.— fue el primer emperador indio y el gobernante más famoso de la historia de este territorio.

Mapa de las satrapías del Imperio Persa
Mapa de las satrapías del Imperio Persa

Posteriormente, la dinastía Sunga —185 a 75 a.C.— perderá los territorios de la zona del Indo debido a las violentas convulsiones que se dieron en esa zona con el establecimiento de los reinos indogriegos, el Imperio parto y la formación del reino Kushana a partir de mediados del siglo I a.C. Kanishka será el soberano más importante de este reino y será patrocinador y favorecedor de los intercambios comerciales en la Ruta de la Seda. La última gran dinastía es la de los Gupta —320 d.C. a 535 d.C.— que sufrirá embates de los Hunos blancos y de los sasánidas, desgajándose en pequeños reinos que caerán ante la invasión musulmana a partir del año 711.

Bibliografía

CONINGHAM, R. (2018). Archaelogy of South Asia. Cambridge University Press.
KINDER, H.; HILGEMANN, W. (2006). Atlas Histórico Mundial I. Tres Cantos (Madrid): Akal.
KOSMIN, P. J. (2014): The Land of the Elephant Kings: Space, Territory, and Ideology in Seleucid Empire. Harvard University Press.
SCHWARTZBERG, J. E. (1992): A Historical Atlas of South Asia. University of Oxford Press.

Artículo escrito por Fernan Bujedo Villalba, licenciado en Historia.

Para saber más


Fernando Bujedo Villalba es licenciado en Historia por la Universidad de Málaga (2008-2013) y “Máster en patrimonio histórico y literario” por la misma universidad (2016-2017). Trabaja de arqueólogo de urgencia en distintas obras urbanas y periurbanas. Su periodo de investigación es la Historia Antigua, concretamente la clásica y las culturas euroasiáticas como las chinas, indias y partas, así como la llamada “Ruta de la Seda”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.