Crítica de “Enemigos del Imperio”

Datos técnicos

Título: Enemigos del Imperio

Autor: León Arsenal

Editorial: Edaf

Año de edición: 2018

Nº de páginas: 319

Crítica de “Enemigos del Imperio”

Desde esta web siempre he sido defensor a ultranza de una premisa muy clara: no hace falta tener un título universitario de Historia para ser un excelente agente de divulgación histórica. Teniendo en cuenta que una buena parte de la gente que estudia la carrera de Historia lo hace solamente para ser profesor de instituto, y que una buena parte de los escritores de novela histórica más reconocidos no la han estudiado, afirmar lo contrario sería desconocer la realidad. Como muestra de ello, destacaría sobre todo a Colleen McCullough que, partiendo de su puesto de catedrática en medicina por la Universidad de Yale, escribió Masters of Rome, una de las mejoras sagas literarias jamás escritas sobre la antigua Roma.

En línea con esta premisa hoy vengo a hablaros de “Enemigos del Imperio“, la nueva obra de León Arsenal. A muchos seguro que os suena este nombre, ya que no estamos hablando de un autor cualquiera. León Arsenal es autor de una veintena de obras de géneros tan diversos como la novela y el ensayo histórico, la novela negra, la fantasía, el thriller o la aventura. Además, es ganador de numerosos y prestigiosos premios de la literatura de género, como el Premio Minotauro de Literatura Fantástica, el Algaba de Ensayo Histórico, el Ciudad de Zaragoza, el Espartaco de la Semana Negra, el Galardón Letras del Mediterráneo…

Fotografía de León Arsenal
Fotografía de León Arsenal

En esta ocasión, este consagrado autor nos presenta “Enemigos del Imperio”, en el que analiza la Historia de la Monarquía Hispánica a través de la visión que de ella tenían algunos de sus enemigos a lo largo de los cuatro siglos de su existencia. Hay muchísimas razones por las que cualquier aficionado o profesional de la Historia, sobre todo los apasionados a la Historia moderna y a la Historia del Imperio Español, deberían leer este libro, así que intentaré sintetizarlos en tres puntos clave.

En primer lugar, recomiendo este libro por la temática. Tal y como se explica perfectamente desde su introducción, estamos ante un libro que no pretende ser una obra global sobre todos los grandes enemigos que se enfrentaron a los españoles, de ahí que al principio del título se prescinda del artículo “los”. Por el contrario, es una obra que aborda en cada caso particular las causas, el desarrollo y las consecuencias del conflicto para ambos bandos. De esta manera, por su enorme complejidad se soslayan las historias de las relaciones con grandes potencias de la época como Francia, Inglaterra o el Imperio Otomano, y se centran en las relaciones con otros pueblos, naciones o individuos que fueron enemigos del Imperio Español, por una u otra razón. Así, militares, religiosos, indios, nobles, comerciantes, piratas y demás colectivos conforman una temática de ensayo histórico muy original y poco conocida que ofrece al lector más de una sorpresa.

Portada de Enemigos del Imperio
Portada de Enemigos del Imperio

En segundo lugar, recomiendo este libro por su lenguaje. A pesar de que no es un libro que pueda leer todo el mundo, independientemente de su nivel de conocimientos históricos, sí es un libro muy fácil y ameno de leer para toda aquella persona con una mínima base de conocimiento. León Arsenal construye en cada capítulo, en cada apartado y en cada página un relato apasionante, un relato que engancha y que nos motiva a seguir adelante, a seguir adentrándonos en el episodio de Historia que nos está contando. Os aseguro que esto, que a simple vista podría parecer fácil, es tremendamente complicado. Todos podemos escribir, pero solo personas con talento natural como León Arsenal pueden embelesar.

Y en tercer lugar, recomiendo este libro por todo su material complementario. Para empezar, toda la obra está repleta de magníficas imágenes, ilustraciones, mapas y fotografías que ayudan a fomentar ese ambiente de lectura adictiva. Muchas veces yo mismo me quedaba durante muchos minutos contemplando cada detalle de estas imágenes, desde su mapa del mundo de Felipe II del principio hasta su mapa de los viajes de Lewis y Clark, pasando por las decenas de otras muestras. Más allá de las ilustraciones, también es muy de agradecer la presentación de la bibliografía del final, ya que permite indagar en las fuentes consultadas por el autor para la redacción de esta obra. De este modo, tanto aficionados como profesionales pueden saciar su curiosidad por saber más.

Por todos estos motivos, y muchos más que te invito a descubrir por tu propia cuenta, te recomiendo encarecidamente que adquieras ya “Enemigos del Imperio” de León Arsenal en tu librería de confianza o en tiendas digitales. Estoy seguro de que disfrutarás de su lectura tanto como lo he hecho yo.

Para saber más

4 Comentarios

  1. Una recomendación muy interesante, y a buen seguro que la obra merece la pena. Sin embargo, como docente en un centro público de educación secundaria, no puedo sino mostrar cierta tristeza al leer que quien como yo ha estudiado la carrera de Historia “lo hace solamente para ser profesor de instituto”. Es increíble hasta donde alcanza el descrédito de nuestra profesión, aunque como en esta ocasión no se ofrezcan argumentos que permitan discutir sobre el asunto. Un saludo, y enhorabuena por el blog.

    • Hola Javier, muchas gracias por tus buenas palabras. Con lo de “solamente para ser profesor de Historia” no era mi intención aportarle un sentido peyorativo, te pido disculpas si lo has entendido así. Lo que quería decir es que la mayoría del profesorado se dedica “solo” a divulgar la Historia para los alumnos que tiene a su cargo, mientras que un divulgador histórico en Internet puede llegar a públicos infinitamente más grandes. Soy el primero que admira profundamente a los profesores de Historia, porque tienen la paciencia y la voluntad de enseñar cada día unos conocimientos que a día de hoy están tan injustamente infravalorados por la sociedad, y ante un público, los alumnos, que muchas veces no tiene ningún interés en aprender. De nuevo, muchas gracias por leerme.

      • Aún sin conocerte estaba seguro de que no era tu intención ofender. Por otra parte, detrás de muchos de los mejores blogs de divulgación -no sólo histórica, sino también de otras ramas de conocimiento- que conozco se encuentran profesores/as de instituto. Un cordial saludo y, de nuevo, felicidades por el blog.

  2. Muchas gracias por tu crítica Herodoto. Mi obra es divulgativa y para mí la divulgación histórica es narración, como la ficción histórica es también narración. Los historiadores se ven obligados a ser sistemáticos, lo que lleva de forma inevitablemente a la aridez de los datos y las enumeraciones exhaustivas porque en sus ensayos es donde ha de constar todo. En divulgación podemos omitir lo que nos convenga o incluso desordenar la información para aumentar el dramatismo de la narración. Por supuesto que en ningún caso tratamos de sustituir a los historiógrafos sino entretener al público y, por qué no, abrir su apetito para acercarse a la historia… o al pasado.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.