La Segunda Liga Ateniense

Ilustración de la batalla de Leuctra Arrecaballo
Ilustración de la batalla de Leuctra Arrecaballo

Introducción

La Guerra de Corinto, vivida en el mundo griego entre el 395 y el 386 a.C., no benefició a nadie, salvo al Imperio Persa. A pesar de que Esparta tuvo que disminuir drásticamente su flota, hasta el 379 a.C. van a vivir su último esplendor imperial. Como consecuencia de éste, entre el 378-377 a.C. Atenas fundó una nueva alianza militar para ir en contra del expansionismo espartano y persa, la Segunda Liga Ateniense.

Mapa de la Guerra de Corinto. En azul, el bando espartano, y en rojo el bando aliado
Mapa de la Guerra de Corinto. En azul, el bando espartano, y en rojo el bando aliado

Antecedentes a la Segunda Liga Ateniense

Durante la década del 380 a.C., los ciudadanos de Tebas estaban divididos en dos facciones: una pro espartana capitaneadas por Leontíades y otra pro ateniense encabezada por Ismenias. Esta tensión permanente estallaría en el 382 a.C., y sería una de los antecedentes fundamentales que motivaron la aparición de la Segunda Liga Ateniense. En ese año, Leontíades convenció al general espartano Fébidas para que invadiera Tebas y ocupara su acrópolis, la Cadmea, para instalar un gobierno pro espartano. Más allá del hecho de que Fébidas solo fuera castigado a pagar una pequeña multa y que la guarnición peloponesia permaneciera en la Cadmea, hubo otro hecho más insultante para los atenienses. Poco después de instalarse, el nuevo gobierno pro espartano de Tebas ejecutó a Ismenias después de un juicio en el que se le acusó de conspirar y dejarse sobornar por los persas.

Como consecuencia, en el año 379 a.C., siete partidarios de Ismenías, que se habían refugiado en Atenas después del episodio con Fébidas, consiguieron infiltrarse en Tebas y mataron a los miembros del gobierno pro espartano, incluido Leontíades, que fue asesinado en su propia casa. Ante estas situación, los peloponesios enviaron a un ejército destinado a garantizar un nuevo gobierno afín a sus intereses. Yendo más allá, en el año 378, el nuevo gobernador pro espartano, Esfodrias, pensó que podría invadir el Ática por la noche y tomar el control del puerto del Pireo antes del amanecer. No obstante, su plan fracasó, y esto ya fue el estallido definitivo de la indignación ateniense.

Estado actual del yacimiento arqueológico tebano de la Cadmea
Estado actual del yacimiento arqueológico tebano de la Cadmea

Composición de la Segunda Liga Ateniense

Formada por unos sesenta miembros, la Segunda Liga Ateniense fue una alianza militar multilateral destinada a frenar las ambiciones expansionistas de Esparta. A diferencia de otras alianzas anteriores, los miembros de esta segunda liga no tenían por qué ser dependientes o afines ideológicamente a Atenas, solo tener como enemigo común a Esparta. De esta manera, las ciudades miembros podían tener el sistema de gobierno que quisieran, y sus decisiones políticas no se veían intervenidas por los atenienses.

La Segunda Liga Ateniense contaba con un órgano de gobierno en forma de consejo, el Sinedrio, que emitía resoluciones a aprobar por la asamblea ateniense; y un tesoro compuesto por las contribuciones de los miembros, a modo de pago compensatorio por el disfrute de los beneficios de la Liga. Como potencia hegemónica, Atenas dirigía las operaciones militares y aportaba el mayor número de tropas, pero no imponía sus formas al resto de miembros.

Una vez que se estableció la alianza, se entró en una nueva guerra contra Esparta. Así, en los años que duró, entre el 376-375 a.C., la Segunda Liga Ateniense logró el control de gran parte del mar Egeo, Tracia, el Helesponto y el Mar Jónico al derrotar a los espartanos en numerosas contiendas como la batalla naval de Naxos (376 a.C.), por ejemplo. En el otro bando, los espartanos intervinieron militarmente en varias ciudades de la región de Beocia, no solo en Tebas, aunque sus resultados fueron en buena medida infructuosos.

Mapa de los componentes de la Segunda Liga Ateniense
Mapa de los componentes de la Segunda Liga Ateniense

A partir de aquí, la alternancia entre guerra y paz fue muy alta. Los espartanos firmaron una paz en el 375 a.C. por la que reconocieron la existencia de la Segunda Liga Ateniense y fueron obligados a retirarse de todas las ciudades en las que habían intervenido militarmente. Sin embargo, nuevamente entre el 374 y el 372 a.C. ambos bandos se volvieron a enfrentar en el Mar Jónico, con una nueva victoria ateniense.

Mientras tanto, los tebanos habían aprovechado la retirada de los espartanos para formar con el resto de las ciudades de Beocia una nueva confederación, igual que la que tenían en la Guerra de Corinto. La permanencia en el tiempo de esta confederación, después de la nueva paz firmada en el 371 a.C., fue una de las causas principales de la batalla de Leuctra (371 a.C.), en la que, contra todo pronóstico, los beocios consiguieron una gran victoria sobre los espartanos. Tal fue la derrota de los peloponesios en esta contienda que se suele considerar esta fecha como el final del predominio de Esparta en la antigua Grecia. Del mismo modo, se abría para los beocios su época dorada, un breve periodo de tiempo entre el 371 y el 362 a.C. en el que serían la región hegemónica de la antigua Grecia.

Ilustración de la batalla de Leuctra Arrecaballo
Ilustración de la batalla de Leuctra en el año 371 a.C. (Arrecaballo)

Bibliografía

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

DOMÍNGUEZ MONEDERO, A. (2006): Atlas histórico del mundo griego antiguo. Síntesis, Madrid.

FERNÁNDEZ, P. (2002): Historia antigua universal II: el mundo griego hasta la segunda mitad del siglo IV a.C. UNED, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona.

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

Para saber más

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.