Crítica de “Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones”

Datos técnicos

Título: “Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química y biológica en la Antigüedad”

Autor: Adrienne Mayor

Editorial: Desperta Ferro

Año de edición: 2018

Nº de páginas: 255 páginas

Crítica de “Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones”

Cuando uno es un historiador con especial interés en la Historia antigua, lo único que desea es expandir su conocimiento en este área tan apasionante a través del mayor número de formas posibles. Todo esto teniendo en cuenta que, como en cualquier otra época, hay una predilección por el estudio de ciertas temáticas y la marginación de otras. ¿Acaso se ha estudiado y publicado sobre el Imperio Romano la misma cantidad de información que sobre el Imperio Seléucida, por ejemplo, que dominó Oriente Próximo y Medio durante más de tres siglos?

Fotografía de Adrienne Mayor
Fotografía de Adrienne Mayor

Partiendo de esta reflexión, la propuesta que hace la historiadora Adrienne Mayor en su nueva obra, “Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química y biológica en la Antigüedad”, publicada por Desperta Ferro ediciones, es sumamente cautivadora. Esto es fácilmente comprensible si nos damos cuenta de que no existe, o al menos yo desconozco totalmente, cualquier otra obra que aborde una temática de Historia militar como ésta. Y es que, mucho antes del gas mostaza, el napalm o el antrax, el mundo ya llevaba muchos siglos utilizando armas biológicas y químicas en el desarrollo de sus conflictos militares. En la Antigüedad ya se contaminaba la comida y el agua, ya se lanzaban flechas envenenadas y se catapultaban cadáveres con enfermedades a los campamentos o ciudades enemigas para expandir las epidemias que portaran. De este modo, recorreremos grandes civilizaciones antiguas de Babilonia, Grecia, China, Nigeria, Israel, Roma, y una larga lista adicional, para adentrarnos en el origen de la variante más sucia e inhumana de la guerra, la que parecía que solo se practicaba en la actualidad pero que en realidad se llevaba practicando desde siempre.

Más allá de esta premisa, que ya de por sí es increíblemente atrayente, otro punto fuerte que le veo a esta obra es la evolución que presenta de estas armas hasta llegar al presente, descubriéndonos realidades que no creíamos posibles hasta el momento. A pesar de que el uso de ambos tipos de armas se ha prohibido reiteradamente en las últimas décadas, no hay ni que remontarse al siglo pasado para encontrar el desarrollo y la utilización secreta de éstas en las actividades militares y bélicas de las mayores potencias del mundo.

Posando con mi ejemplar de "Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones"
Posando con mi ejemplar de “Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones”

Por si todo esto no fuera suficiente ya de por sí solo, esta maravillosa obra también cuenta con unos magníficos materiales complementarios (mapas, cronologías, bibliografía, decenas de imágenes…) que ayudan enormemente a situar cronológica y espacialmente a todas esas culturas que se van mencionando a lo largo del libro. Como historiador que soy, me interesa más que nada el apartado de bibliografía, ya que a partir de ahí podría en un futuro seguir aprendiendo cosas acerca de esta temática tan particular de la Historia militar antigua. Por todos estos motivos, tanto si eres un aficionado como un profesional de la Historia, te recomiendo encarecidamente que acudas ya a tu librería más cercana a comprarte “Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química y biológica en la Antigüedad”, porque estoy seguro de que no te arrepentirás.

1 Comentario

  1. En sintesis, el proposito de toda guerra es ganarla a cualquier precio, por lo cual se ratifica otra vez que el fin justifica los medios.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.