La Segunda Guerra Médica

Leónidas en las Termópilas por Jacques-Louis David
Leónidas en las Termópilas por Jacques-Louis David

Introducción

Las Guerras Médicas fueron una serie de conflictos bélicos que enfrentaron al imperio persa de la dinastía aqueménida contra las ciudades-Estado del mundo griego a lo largo de la primera mitad del siglo V a.C. Las conocidas como primera guerra médica y segunda guerra médica corresponden a los dos intentos de invasión persa del territorio griego, entre el 492-490 a.C. y el 480-479 a.C., respectivamente. Algunas de las batallas más famosas de la Antigüedad tuvieron lugar en estos años, como la de Salamina, Maratón o las Termópilas. El final de los conflictos llegaría en torno al año 449 a.C. con la Paz de Calias.

Mapa del mundo griego durante las Guerras Médicas
Mapa del mundo griego durante las Guerras Médicas

Consecuencias de la batalla de Maratón

Las reformas políticas

Aparte de las consecuencias directas que tuvo la batalla de Maratón, reflejadas en el número de víctimas de ambos bandos, esta contienda tuvo otras muchas repercusiones. Una de las más destacadas es la caída en desgracia de los líderes griegos. Poco después de la batalla, el propio Milcíades el Joven fue condenado por la Asamblea a pagar una cara multa. Más allá de Atenas, el rey Cleómenes de Esparta fue acusado por sus conciudadanos de aceptar sobornos de Argos, ciudad enemiga de Esparta. También su predecesor, el rey Demarato, fue desterrado por su simpatía a los persas. Al final, fue bien acogido en Persia, donde actuó como consejero en los intentos de invasión griega.

A raíz de la batalla de Maratón, los atenienses también realizaron un cambio en el método de selección de los arcontes. En el año 487 a.C. se empezó a elegirlos por sorteo a partir de un gran número de candidatos presentados por los diversos demos. Este método era muy similar al ya utilizado para la elección de los miembros del Consejo de los QuinientosEstos sorteos servían para combatir la corrupción asociada a la elección de cargos y permitir mayor variedad de individuos en la participación política. Además, otorgaba a los dioses un papel importante en la elección de los magistrados, al sentar legitimidad al cargo electo.

Estado actual del casco conservado de Milcíades el Joven

El ostracismo en la antigua Atenas

No obstante, los atenienses no podían dejar la elección de todos los cargos a la suerte. Una vez elegidos, sometían a todos los nuevos magistrados a un interrogatorio para comprobar su capacidad. Asimismo, decidieron que puestos tan importante como el de general de las fuerzas armadas no se podía elegir por sorteo. Por este motivo, el generalato se convirtió en el cargo político más prestigioso del gobierno.

Tal y como se ve en la última publicación de la web, el ostracismo fue otra de las grandes innovaciones de la época post Maratón. Solo en la década del 480 a.C. fueron víctimas de esta práctica de destierro temporal muchos personajes destacados: Megacles, jefe de la familia de los Alcmeónidas en el 486 a.C.; Jantipo, el padre de Pericles, el trascendental político ateniense, en el 484 a.C.; o Arístides, el gran rival de Temístocles, en el 482 a.C.

Óstrakon con el nombre de Temístocles
Óstrakon con el nombre de Temístocles

Antecedentes de la Segunda Guerra Médica

En el 486 a.C., cuatro años después de la batalla de Maratón, los atenienses se enteraron de que el rey persa Darío I había subido los impuestos. Rápidamente, esto lo tomaron como la prueba de que estaba buscando financiar una nueva invasión de Grecia. Sin embargo, el plan del soberano aqueménida tuvo que retrasarse por dos motivos: por un lado, por la rebelión que surgió en Egipto, que era provincia persa desde el 525 a.C.; y por otro lado, por la propia e inesperada muerte de Darío por enfermedad ese mismo año.

Al principio de su reinado, Jerjes, hijo y sucesor de Darío, no estaba convencido de llevar a cabo otro intento de invasión. A pesar de ello, los griegos se enteraron en el 484 a.C. de que los persas estaban construyendo grandes cantidades de navíos de guerra por todo el imperio. Casualmente, por esta misma época los atenienses tuvieron la gran suerte de dar con un gran yacimiento minero de plata en el Laurion, en el sudeste del Ática.

Ante la amenaza creciente de los persas, la asamblea ateniense tomó la decisión de usar la riqueza económica que les dio la mina para construir una gran flota de barcos. Las naves construidas fueron trirremes, un tipo de barco de guerra de tres filas de remos ligero, rápido y fácilmente manejable. Las trirremes atenienses eran muy alargadas y capaces de llevar una tripulación de hasta 170 remeros.

Reconstrucción en maqueta de un trirreme griego

La Liga Panhelénica

En el año 481 a.C., los 31 estados griegos que combatirían a los persas constituyeron la llamada Liga Panhelénica. Obviamente, el mando supremo de las fuerzas terrestres y navales se concedió a Esparta. Por tierra, fueron enviadas sin mucho éxito algunas tropas al norte. Tras una expedición fallida a Tesalia, las tropas se estacionaron en el paso de las Termópilas, mientras que la gran flota aguardaba cerca de allí, en Artemisio.

El estallido de la Segunda Guerra Médica era inminente. Se ordenó que todos los atenienses y extranjeros en edad militar embarcaran en las 200 naves de guerra. Por otro lado, las mujeres, los niños y los ancianos fueron evacuados por su seguridad y llevados a las islas de Salamina Trezén. De este modo, en Atenas solo quedaron los tesoreros y sacerdotisas residentes en los templos de la Acrópolis.

El oráculo de Delfos les dijo a los atenienses que solo un “muro de madera” podía salvar a los atenienses. Esto lo interpretaron como una referencia a su flota. Por otro lado, la Pitia les dijo a los espartanos que su única posibilidad de victoria pasaba por la muerte de un rey. Esto el rey espartano Leónidas se lo tomó como su destino, y así se reflejaría en su intento de que la flota griega ganara tiempo para debilitar a la armada persa. La batalla de las Termópilas estaba a punto de estallar.

Leónidas en las Termópilas por Jacques-Louis David
“Leónidas en las Termópilas”, cuadro de Jacques-Louis David, en el siglo XIX.

Bibliografía

BARCELÓ, P. (2001): Breve historia de Grecia y Roma. Alianza, Madrid.

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

DE SOUZA, P. (2008): La guerra en el mundo antiguo. Editorial Akal, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

Para saber más

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.