LA FAMILIA EN EL ANTIGUO EGIPTO

Relieve en el que se representa a Akhenaton, Nefertiti y sus hijos bendecidos por el dios Atón
Relieve en el que se representa a Akhenaton, Nefertiti y sus hijos bendecidos por el dios Atón

Artículo sobre la familia en el antiguo Egipto redactado por Fernan Bujedo Villalba, licenciado en Historia.

Introducción

A lo largo de estas líneas, iremos observando cómo muchas de las costumbres de la familia en el antiguo Egipto se han conservado en las nuestras. Otras han desaparecido o se han transformado fruto del cambio espacial, cronológico y religioso, pero guardando una relación estrecha como consecuencia del ambiente cultural mediterráneo que tenemos en común.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la sociedad no era un todo uniforme sino que estaba dividida, a grandes rasgos, en grupos sociales pudientes y no pudientes, con gran diversidad dentro de ellos y entre ellos. Esto es importante porque no es la misma dinámica vital ni cotidiana la que mantiene una familia campesina que una cercana a la real, por ejemplo.

Bajorrelieve que representa a la familia real amarniense: Akhenaton y Nefertiti con sus descendientes
Bajorrelieve que representa a la familia real amarniense: Akhenaton y Nefertiti con sus descendientes

Un día normal en el antiguo Egipto

La jornada laboral de una familia en el antiguo Egipto comenzaba muy temprano, antes incluso de amanecer, con el objetivo de aprovechar al máximo las horas de luz. Por un lado, los hogares más pobres realizaban una sola comida al día, el resto hacían un mínimo de dos. No se tenía establecido un horario de comer, sino que se alimentaban dependiendo del hambre que se tuviera y dejándose guiar por el estómago, aunque eso sí, la cena era la comida más importante.

Por las noches, una familia en el antiguo Egipto usaba la cena para poder descansar después de todo el ajetreo del día. Después tocaba dormir y soñar, pues se creía que eran mensajes del Más Allá, de antepasados, y que tenían un significado oculto, teniendo que contratar los servicios de intérpretes de sueños para desentrañarlos (no hay más que recordar el sueño del faraón sobre las vacas y las espigas en el Génesis y cómo le pide a José su consejo).

Escena de caza en los pantanos. Necrópolis de Cheikh. Actualmente expuesta en el Museo Británico
Escena de caza en los pantanos. Necrópolis de Cheikh. Actualmente expuesta en el Museo Británico

La familia en el antiguo Egipto

El matrimonio en el antiguo Egipto

La familia en el antiguo Egipto era nuclear y monógama. Se le daba mucha importancia al papel de la mujer, sobre todo en cuanto a guardiana de la honra familiar mediante la sexualidad (virginidad y fertilidad). La esposa estéril era una maldición y una desgracia y se arreglaba mediante el concubinato que podía utilizar el marido con una esclava, a pesar de que la esposa era la mujer más importante jurídicamente.  Por otro lado, la mujer tenía una alta independencia económica en la sociedad egipcia.

Los matrimonios en el antiguo Egipto eran convenidos, aunque se conocen casos de amores sinceros y espontáneos gracias a la documentación papirológica (“…te pedí por mujer cuando era joven. He vivido contigo. No hice sufrir tu corazón…“), pero son minoritarios. Asimismo, no tenían relación religiosa como sucede en otras culturas como la cristiana, la judía o la musulmana, salvo que los recién casados iban al templo con ofrendas y recibían una bendición.

Los cónyuges debían presentarse ante un funcionario e inscribirse. Éste redactaba las actas matrimoniales donde aparecían la sanción del contrato, la dote de la mujer, la regulación de los bienes y otros datos. Sabemos de testamentos de hombres que legan dos tercios de su patrimonio para sus mujeres por si morían (hay que tener en cuenta que la esperanza de vida era de 20 años y se podía enviudar varias veces). Como se puede ver, era un pacto económico regulado por ley y privado.

Escultura del enano Seneb y su familia
Escultura del enano Seneb y su familia

El adulterio femenino estaba muy mal visto y estaba castigado con el repudio o la muerte, dependiendo del caso. Los casamientos se hacían siendo jóvenes y se buscaba tener todos los hijos posibles porque la mortalidad infantil y la esperanza de vida era muy precaria y pocos sobrevivían para hacerse adultos.

El divorcio y las herencias en el antiguo Egipto

El divorcio estaba admitido, pero el marido debía compensar y para ello restituía la dote y la indemnizaba con parte de los bienes paternos y maternos en favor de los hijos. En un papiro del 580 a.C., se ha encontrado la causa de un divorcio: “…ya sea porque he dejado de amarla o porque prefiera a otra“, lo cual demuestra que el desamor y la infidelidad se han dado siempre. El divorcio se ejecutaba con una simple fórmula: “te he abandonado como mujer. Me he alejado de ti. Ya no tengo ningún derecho sobre ti. Busca un marido“. La mujer también podía solicitar el divorcio pero el mayor obstáculo era establecer las indemnizaciones. Los matrimonios eran una mezcla de amor, necesidad, obligación e interés.

Otro gran problema fueron las herencias. Tenemos un caso en el Imperio Nuevo en el que un hombre se jubiló y dejó el taller para su hijo pero desheredó a la madre, dejando el resto de sus propiedades a otros hijos tenidos con otra mujer, resultando que ninguna de las dos era su esposa.

Esculturas de un modelo de familia en el antiguo Egipto
Esculturas de un modelo de familia en el antiguo Egipto

La crianza de hijos en el antiguo Egipto

Los niños eran una parte muy importante de la familia y se les cuidaba y se les amaba, no abandonándolos ni matándolos como en otras culturas como Roma y Cartago, ni siquiera en épocas de carestía y hambrunas. Los varones eran los favoritos y preferentes porque continuaban la profesión paterna y el linaje, además de cuidar la tumba familiar pero a las niñas también se las amaba. A los recién nacidos se les daba un nombre específico pues no existían ni los patronímicos ni los apellidos.

Se creaba un documento de identidad con su nombre y el de los padres, además de la profesión o cargo. Los niños pequeños eran transportados en las espaldas o pechos de sus madres mediante alforjas y solían ir desnudos parte de su infancia gracias al buen clima que hay en Egipto. El primer vestido o ropa era dado con cierto ceremonial e importancia.

Los niños de las familias acomodadas eran cuidados por personas de confianza y con mucha experiencia y sabiduría; por su parte, los niños pobres ayudaban a sus padres en sus oficios en los talleres con las herramientas, en el campo con el arado o guardando el ganado. Los niñas aprendían las tareas domésticas junto a sus madres. Los niños acomodados iban a las escuelas en los templos y aprendían a leer y escribir, a cantar y a otra serie de habilidades útiles para su futuro, además de que el castigo corporal de los maestros a los alumnos era algo cotidiano.

Escena que representa a niños egipcios
Escena que representa a niños egipcios

Artículo redactado por Fernan Bujedo Villalba, licenciado en Historia.

Para saber más


       Fernando Bujedo Villalba es licenciado en Historia por la Universidad de Málaga (2009-2013) y “Máster en patrimonio histórico y literario” por la misma universidad (2016-2017). Trabaja de arqueólogo de urgencia en distintas obras urbanas y periurbanas. Su periodo de investigación es la Historia Antigua, concretamente la clásica y las culturas euroasiáticas como las chinas, indias y partas, así como la llamada “Ruta de la Seda”.

2 Comentarios

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. LA FAMILIA EN EL ANTIGUO EGIPTO | yofumoenpipa
  2. LA FAMILIA EN EL ANTIGUO EGIPTO | Geograf&iacut...
  3. LA MUJER EN EL ANTIGUO EGIPTO | Historiae

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*