Antecedentes de la Guerra del Peloponeso

Ilustración que representa un enfrentamiento entre atenienses y espartanos
Ilustración que representa un enfrentamiento entre atenienses y espartanos

¿Qué fue la Guerra del Peloponeso?

La Guerra del Peloponeso fue una serie de conflictos que enfrentaron entre el 431 y el 404 a.C. a la Liga de Delos capitaneada por Atenas contra la Liga del Peloponeso liderada por Esparta, con el objetivo de conseguir la hegemonía del mundo griego. En este artículo veremos los principales antecedentes de la Guerra del Peloponeso, teniendo en cuenta que, aunque el bando vencedor fue el encabezado por Esparta, esta guerra no tuvo vencedores reales, ya que acabó con la prosperidad de la civilización griega.

Mapa del mundo griego en vísperas de la Guerra del Peloponeso
Mapa del mundo griego en vísperas de la Guerra del Peloponeso

Antecedentes de la Guerra del Peloponeso

A la hora de estudiar los antecedentes de la Guerra del Peloponeso, los historiadores siempre han tenido en cuenta tres acontecimientos fundamentales. De por sí solos, estos hechos es probable que no hubieran desatado el conflicto, pero al combinarse, y teniendo en cuenta las ya estudiadas causas económicas, políticas y sociales que lo propiciaban, la guerra era inevitable. Estos tres acontecimientos son: la guerra entre Córcira y Corinto, la defección de Potidea, y el decreto contra Mégara.

La guerra entre Córcira y Corinto

Epidamno fue una colonia griega fundada por colonos procedentes de Córcira y Corinto en torno al año 627 a.C. en las costas de lo que hoy es Albania. En el año 435 a.C. una guerra civil estalló en la colonia entre los partidarios de las políticas oligárquicas (afines a Esparta) y los de las políticas democráticas (afines a Atenas). Ante esta situación, los oligarcas de Epidamno pidieron ayuda a Córcira, y los demócratas hicieron lo mismo con Corinto. Además, los corcirenses propusieron la intervención de la Liga del Peloponeso y la de Delos, lo que Corinto había rechazado totalmente.

Mapa de la Península del Peloponeso y sus principales regiones y ciudades
Mapa de la Península del Peloponeso y sus principales regiones y ciudades

Debido a esto, corcirenses y corintios lucharon en una gran batalla naval en la isla de Córcira, en el promontorio de Leucimna. A pesar de que los primeros fueron los vencedores de la batalla y expulsaron a los corintios de sus aguas, éstos pronto empezaron a rearmarse para volver, humillar a Corcira y recuperar su prestigio militar. Temiendo esta venganza, en el 433 a.C. Córcira solicitó su entrada en la Liga de Delos para conseguir la ayuda militar de la todopoderosa Atenas.

Los atenienses decidieron ayudar a los corcirenses, y enviaron primero diez y después veinte naves en su ayuda, pero con la orden de no entrar en batalla con los corintios a menos que fuera estrictamente necesario. Esta situación se produjo bastante pronto, ya que en el verano del 433 a.C. los corintios atacaron la flota de Corcira, y de no ser por la ayuda ateniense, habrían sido derrotados. Este primer acontecimiento habría quedado como una cuestión menor de no ser porque transgredía las condiciones de la Paz de los Treinta Años firmada por ambas ligas en el 445 a.C.

Mapa del mundo griego en el que se señala en rojo las ubicaciones de la isla de Córcira y de la ciudad de Corinto
Mapa del mundo griego en el que se señala en rojo las ubicaciones de la isla de Córcira y de la ciudad de Corinto

La defección de Potidea

Potidea era una ciudad muy particular del mundo griego. Situada en la península Calcídica, al sur de Macedonia, Potidea era una colonia fundada por Corinto que sin embargo era miembro de la Liga de Delos. Esto en principio no tenía por qué suponer ningún problema, ya que en teoría las colonias podían ser plenamente autónomas de su metrópolis y no tenían por qué compartir sus aliados y enemigos. Sin embargo, en la realidad Potidea era una colonia excepcionalmente dependiente de su metrópolis, hasta el punto de que los magistrados anuales de su gobierno eran corintios.

A principios del 432 a.C., los atenienses ordenaron a los potideos que desterraran a todos los corintios de la ciudad y que demolieran sus defensas marítimas. Esto fue una clara ofensa para la ciudad miembro de la Liga del Peloponeso, agravada por el hecho de que iban a perder los valiosos recursos naturales de los que se aprovisionaban en los cercanos territorios de Macedonia.

Lejos de aceptar sumisamente las órdenes atenienses, los potideos pidieron ayuda a Esparta y a Macedonia, animándolos ambos a que se rebelaran a Atenas. Los primeros les prometieron ayuda militar y una invasión al Ática en el caso de que Atenas atacara Potidea, y los segundos formaron una alianza con los potideos y se encargaron de enemistar más aun a los espartanos, corintios y los demás habitantes de la península Calcídica con Atenas. Como respuesta a la sublevación, Atenas atacó y venció en los dos frentes, tanto en Macedonia como en Potidea. No obstante, la victoria en la segunda les salió muy cara, ya que los potideos lograron resistir más de lo esperado al asedio, lo que se tradujo para Atenas en una gran pérdida de vidas y dinero.

Mapa del mundo griego en el que se señalan Epidamno y Potidea, foco de dos de los antecedentes de la Guerra del Peloponeso
Mapa del mundo griego en el que se señalan Epidamno y Potidea, foco de dos de los antecedentes de la Guerra del Peloponeso

El decreto contra Mégara

Contemporáneamente a los hechos de Potidea, se producía el que para muchos fue el detonante definitivo, el mayor de los antecedentes de la Guerra del Peloponeso: el decreto contra Mégara. Solicitado por Pericles, este decreto imponía un férreo bloqueo comercial a la polis vecina de Atenas, impidiéndole que comerciara con cualquier ciudad del imperio ateniense.

A diferencia de los otros dos antecedentes de la Guerra del Peloponeso, éste no fue analizado en detalle por Tucídides, por lo que su conocimiento es mucho más vago e impreciso. Por lo que sabemos, Atenas impuso este bloqueo a Mégara con la excusa de que habían acogido a esclavos fugitivos y de que cultivaban tierras sagradas situadas de camino a Eleusis. No obstante, quizás el motivo más importante fuera el de vengarse de que Mégara se hubiera posicionado a favor de Corinto en los anteriores conflictos mencionados.

Fuera como fuera, lo cierto es que esta acción trascendió mucho más que las anteriores, puesto que Atenas estaba hundiendo la economía de un importante aliado de Esparta. En el otoño del 432 a.C., los corintios denunciaron a Atenas ante la asamblea espartana, y ésta, en contra de la opinión del rey Arquidamo, tomó la decisión definitiva. Los atenienses habían violado los términos de la Paz de los Treinta Años, por lo que había que declarar la guerra a Atenas. La Guerra del Peloponeso había comenzado.

Busto de Pericles
Busto de Pericles

Bibliografía

BARCELÓ, P. (2001): Breve historia de Grecia y Roma. Alianza, Madrid.

CÁNFORA, L. (2003): Aproximación a la historia griega. Alianza, Madrid.

FERNÁNDEZ, P. (2002): Historia antigua universal II: el mundo griego hasta la segunda mitad del siglo IV a.C. UNED, Madrid.

GÓMEZ ESPELOSÍN, F. (2001): Historia de la Grecia antigua. Akal, Madrid.

LANE, R. (2008): El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma. Crítica, Barcelona.

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

Para saber más

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.