Alejandro Magno en la India

Ilustración que recrea el asalto de la fortaleza de Aornos, el gran reto de Alejandro Ma

Introducción

Alejandro III de Macedonia (356 – 323 a.C.), más conocido como Alejandro Magno, es uno de los personajes históricos más atractivos de estudiar no solo de la Historia antigua, sino de la Historia en general. Su breve pero intensa vida, la trascendencia de todas sus hazañas militares y el cambio radical que provocó en todo el mundo ha propiciado que en los últimos siglos se hayan publicado miles de estudios sobre todo lo referido a su vida y obra. Después de pasar tres años persiguiendo a los asesinos de Darío III y conquistando las satrapías de Sogdiana y Bactriana, llegaba la última etapa de la expedición macedonia: la estancia de Alejandro Magno en la India.

Mapa en detalle de las campañas de Alejandro Magno en la India y otros territorios orientales
Mapa en detalle de las campañas de Alejandro Magno en la India y otros territorios orientales

La expedición a la India

Todo había comenzado en el año 334 a.C. con la batalla de Gránico, en el extremo noroeste de la península de Anatolia. En ese momento, Alejandro Magno se adentraba en Asia como caudillo de la Liga de Corinto para vengarse de todos los daños y vidas humanas perdidas 150 años atrás, en las Guerras Médicas. Cuando conquistó las tres mayores ciudades del Imperio Persa (Babilonia, Susa y Persépolis) y halló muerto a su archienemigo, el eje de la campaña había pasado a ser vengarse de los asesinos de su predecesor en el trono imperial persa. Sin embargo, en el 327 a.C., cuando Alejandro Magno se dispuso a aventurarse en la India, todo era completamente diferente.

La etapa de conquistas de Alejandro Magno en la India fue muy diferente porque lo que se encontró formaba parte de un mundo hasta ahora nunca visto. Si miramos un mapa de la Tierra tal y como la imaginaban los griegos, veremos que para ellos existía un colosal océano que rodeaba un único continente, en cuyo extremo oriental se encontraba la India. Para los griegos, incluso para el maestro de Alejandro, Aristóteles, era la tierra del río Indo y el río Ganges la que representaba el final del mundo, y hasta ahí quería llegar Alejandro.

"Alejandro y Poro", obra de Francesco Fontebasso. Poro fue el mayor enemigo de Alejandro Magno en la India
«Alejandro y Poro», obra de Francesco Fontebasso (siglo XVIII). Poro fue uno de los mayores enemigos de Alejandro Magno en su expedición por el norte de la India

Tampoco se puede olvidar que la India era percibida por los occidentales como una especie de país de las maravillas, poblado de secretos y leyendas sobre tesoros y ciudades extraordinarias que se habían trasmitido de boca en boca desde hacía siglos. Al adentrarse Alejandro Magno en la India lo hacía en un país que ni el dios Dionisos ni el héroe Hércules habían podido conquistar, una tierra en la que habitaban caníbales y todo tipo de monstruos, en el que los vestidos crecían en los árboles y las hormigas extraían oro de las minas.

La entrada de Alejandro Magno en la India

Tras reforzar su ejército con tropas iranias para compensar las bajas de las macedonias, Alejandro Magno partió de la ciudad de Bactra en el inicio del verano del 327 a.C. Para esta nueva expedición Alejandro contaba con dos grandes apoyos: la tecnología de guerra más avanzada de la época, como torres de asedio, catapultas e incluso barcos desmontables; y los profesionales más cualificados de sus respectivos sectores, entre los que se incluían los mejores exploradores e ingenieros para la construcción de presas y puentes, marineros fenicios, mercenarios de Tracia y Grecia, cohortes macedonias unidas a tropas orientales…

Después de salir de la Bactriana, este poderoso ejército, compuesto ahora mismo por cerca de 50.000 combatientes, se adentró en el valle del río Cofén, en la actual Kabul, capital de Afganistán. Esta era la vía de entrada natural a la región histórica del Punjab, la «tierra de los cinco ríos» como la llamaban los persas por estar dominada por los ríos Indo, Hidaspes, Acesines, Hidraotes e Hífasis, todos ellos hoy situados en lo que es Pakistán.

"Alejandro y Poro", obra de Charles le Brun (siglo XVII)
«Alejandro y Poro», obra de Charles le Brun (siglo XVII)

Las batallas de Alejandro Magno en la India

Llegados a este punto, Alejandro Magno dividió su ejército en dos contingentes, Por una parte, Alejandro usó sus tropas para someter a los pueblos que vivían al norte del Himalaya, en el curso alto del río Indo, entre lo que hoy es Pakistán y Afganistán. Cabe destacar que en esta época el mapa político de la antigua India era bastante inestable y cambiante por las constantes guerras de poder entre los gobernantes locales. Debido a esta circunstancia, en la región de Gandhara (a nivel arqueológico, de las más importantes de Pakistán), poblada por aspasios, gureos y asacenos, Alejandro llevó a cabo una campaña del terror para aniquilar cualquier intento de resistencia. La otra mitad del ejército, conducida por Hefestión y Perdicas, se trasladó hacia el Indo descendiendo por el río Cofén. Su misión era asegurar la vía que llevaba al oriente y construir un puente en la confluencia entre ambos ríos. En su camino derrotaron a Astis, el príncipe indio de la región de Peucelótide

Desde el principio, Alejandro no estuvo solo en estas incursiones militares, ya que tenía en el rey local Ambhi, soberano de Taxila, a un valioso aliado. Gran conocedor de su país, Ambhi le sirvió como enlace con los príncipes indios vecinos. A cambio, esperaba que el apoyo de Alejandro a su causa le permitiera derrotar a sus enemigos y engrandecer sus dominios. Gracias a él no solo consiguió la sumisión y reconocimiento de múltiples gobernantes locales, sino también jugosos regalos, entre ellos veinticinco elefantes de guerra.

Parte del yacimiento arqueológico de Taxila en la actualidad
Parte del yacimiento arqueológico de Taxila en la actualidad

Aornos, el gran reto de Alejandro Magno en la India

De todas las operaciones militares de Alejandro Magno en la India, la más espectacular fue el asedio y conquista de la fortaleza de Aornos, considerada inexpugnable hasta ese momento. Estaba situada en medio de un barranco de doscientos metros de profundidad y casi quinientos de anchura, y la rodeaban picos montañosos de gran altura. Los asacenos que no se habían rendido se habían refugiado allí con la esperanza de escapar de la furia del conquistador macedonio.

Como las posibilidades de un asedio directo parecían totalmente vanas, Alejandro estableció su campamento en la ciudad de Embólima, muy próxima a la fortaleza. Desde ese lugar sus tropas escalaron hasta la cima del monte Una-Sar, desde donde había una gran vista de Aornos. Tal y como había sucedido en otros momentos de su carrera, como en el asedio de Tiro, el ingenio fue el arma más útil de Alejandro: mandó construir una plataforma que sirvió de base para las máquinas de asedio y las catapultas. Tras un ataque incesante, se abrió una brecha en las murallas de la fortaleza y se pudo entrar en el recinto amurallado. De nuevo Alejandro, en la primera línea del combate, entró en la ciudad y la conquistó.

Ilustración que recrea el asalto de la fortaleza de Aornos, el gran reto de Alejandro Magno en la India
Ilustración que recrea el asalto de la fortaleza de Aornos (Fuente: Arrecaballo)

Con la caída de la fortaleza de Aornos se ponía fin a la resistencia de los pueblos montañosos de esta región, después de seis meses de sangrientas batallas. Así, en la primavera del 326 a.C., Alejandro Magno cruzó el río Indo y llegó a Taxila, la capital del rey Ambhi. En aquel emplazamiento el rey macedonio reforzó su ejército con los soldados y los elefantes de su aliado para el reto que se le venía ahora encima: la batalla del Hidaspes, la última gran batalla campal de la vida de Alejandro Magno.

Bibliografía

BARCELÓ, P. (2011): Alejandro Magno. Alianza Editorial, Madrid.

CASALS MESEGUER, J.M. (2018): Alejandro el conquistador. Gredos, Barcelona.

DOMÍNGUEZ MONEDERO, A. (2006): Atlas histórico del mundo griego antiguo. Síntesis, Madrid.

POMEROY, S. [et.al.] (2012): La antigua Grecia. Historia política, social y cultural. Crítica, Barcelona.

Para saber más

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.